Efemérides.- Ordenación Sacerdotal de Antonio Jesús Carrasco Bootello

02/09/2019

Este pueblo siempre ha sido generoso aportando un considerable número de sacerdotes, la mayoría de los cuales tienen la suerte de pertenecer a esta llustre Archicofradía de Jesús Nazareno de las Torres y de rendir culto a las imágenes que la conforman. De entre todos tendré la dicha de destacar a Antonio Jesús Carrasco Bootello, que al igual que su hermano Leandro en 1996, recibió el Sacramento de la Orden Sacerdotal el 2 de septiembre del Año Jubilar en la Santa lglesia Catedral Basílica ante la alegre mirada de sus padres, hermanos, familiares y amigos.

Ese día significaría para él el culmen de un largo proceso que se ha estado fraguando desde hacía mucho tiempo y más concretamente desde su inicio en el Seminario Menor cuando contaba con 11 años, edad desde la que estuvo asistiendo a convivencias mensuales, y así lo hizo durante seis años. Al mismo tiempo que estudiaba C.O.U. en Álora, cursaba el Preteologrado Externo visitando el seminario tres veces al mes. En el verano de 1991 llegó el momento de tomar la importante decisión de si iba o no a ingresar en el seminario, y así lo hizo, pues el día 8 de septiembre, festividad de Nuestra Señora de Flores, determinó seguir su camino más cerca del Señor emprendiendo su Licenciatura en Teología en el Seminario Mayor, el 24 de septiembre, día de Nuestra Señora de la Merced, Virgen a la cual Antonio Jesús se consagra para que esta fuera quien le ayudara en el camino que había escogido.

EI Rito de Acogida en el seminario lo recibió al poco tiempo de empezar el curso, cuya estructura estaría formada por clases teóricas y clases prácticas dedicadas estas últimas a la actividad pastoral en distintas parroquias y al retiro espiritual. El desarrollo de toda esta actividad seguirá hasta el período de 1995, cumpliendo su primera etapa de seminarista. Este periodo lo pasa formándose como Auxiliar de Enfermería, simultaneando la objeción de conciencia (en la Cruz Roja con los drogodependientes y en la residencia de ancianos Virgen de Flores»), dando de comer a los niños parapléjicos del colegio «Los Llanos», impartiendo clases de apoyo en una de las zonas marginales del pueblo y ayudando en todo lo posible en su casa.

Fueron años en los que Antonio Jesús colmaba su vida con una enriquecedora actividad humana y esto lo hace “porque su corazón le pide que sea siempre tan noble, piadoso y misericordioso con las personas que tiene a su alrededor.»

Durante todo ese tiempo él nunca dejó su oración personal y su encuentro con el Señor para así poder vislumbrar cual era su voluntad con su destino. Comienza a trabajar como Auxiliar de Enfermería en el Centro Asistencial de San Juan de Dios. Allí se sentía bastante contento y realizado pero por otro lado notaba la llamada de Cristo, y este será el motivo por el que decide, con la ayuda de un acompañante espiritual y después de haber hablado con el Rector, volver al seminario. Una vez allí Antonio Jesús supera brillantemente los cursos, puesto que siempre ha sido un alumno ejemplar, y es destinado a El Burgo y Yunquera para la práctica pastoral.

Una vez recibidos el Rito de Admisión al Presbiterado, los ministerios de lector y acólito, y la orden del Diaconado pasa a recibir el Sacramento del Orden Sacerdotal de manos del Obispo Don Antonio Dorado Soto en la Catedral, Iglesia Mayor de Málaga, que aquel día se quedó pequeña al estar abarrotada de gente de pie y sentada.

Tanto Antonio Jesús como sus seis compañeros son unos sacerdotes muy afortunados por haberse ordenado en el Año Jubilar y por haber tenido a la Virgen de la Victoria
como invitada de excepción que observaba silenciosamente el acto.

El 2 de septiembre fue para Antonio Jesús el mejor día de su vida aunque estuviera cargado de nervios pero también de una enorme alegría. Este día padres, familiares y amigos acudirían a la Catedral para asistir a la ordenación de Antonio Jesús que tanto como persona, como hijo, como hermano y como amigo es un verdadero modelo a seguir para todos.

En la primera semana como presbítero estuvo presente en las primeras Eucaristías de sus compañeros y entre estas también tuvo lugar la suya el 9 de septiembre, fecha en la que de nuevo todo el pueblo se dio cita en la iglesia parroquial de Álora para ver la alegría y el regocijo que Antonio Jesús sentía al haberse entregado completamente en cuerpo y alma al servicio de la Iglesia y de Dios, posteriormente la fiesta continuó en el patio del colegio «Miguel de Cervantes”, en el que el nuevo presbítero siguió recibiendo el cariño de los suyos junto con innumerables regalos a los que se unió la Archicofradía con una casulla morada según se puede ver en la foto.

Fue destinado como Párroco a Arriate, La Cimalla y Los Prados, y por haber tomado la experiencia durante un año en el Centro Asistencial de San Juan de Dios, también le nombraron Capellán del Hospital de Ronda. Tomó posesión de su parroquia, poniéndose al servicio de ella el 24 de septiembre, día de la Virgen de la Merced, casualmente el mismo día que hacía nueve años ingresó en el Seminario Mayor consagrándose a Ella y por esto encomendó el Ministerio y el pueblo a la misma Virgen.

Lo que a él le ha ocurrido no es coincidencia, esto es el destino que le demuestra a Antonio Jesús que aunque haya pasado años de incertidumbre, por fin le llegó el momento en el que se podrán cumplir sus sueños de ser un pescador de hombres que siguen su verdadero propósito oyendo sus palabras: «En mi vida si tengo algo claro es, primero, que Dios existe y segundo, que todo lo que no se da se pierde.

El día 2 de septiembre del año 2000, nuestro hermano Antonio Jesús Carrasco Bootello tuvo la Ordenación sacerdotal.

M.J.S.R.

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores