Nazareno de las Torres

Bripac

El objeto primordial del hermano archicofrade debe ser la devoción a su titular, amén del difícil ejercicio de cristiano practicante, nombre que debe anteceder a nuestros apellidos de cofrades. Aún así, tienen especial importancia los elementos secundarios como la orfebrería, el bordado, las tallas, acompañamientos musicales, sin los cuales la Semana Santa sería otra.

Estos elementos complementarios sirven para el aumento patrimonial de cofradías, así mismo son generadores de puestos de trabajos y de riqueza cultural, que de alguna forma el movimiento cofrade crea y que los críticos del mismo se empeñan en no querer ver. 

Cuando empezamos el nuevo siglo, el hermanamiento Ejército-Cofradias, o viceversa, no nos puede asustar. A Dios gracias quedaron para la historia guerras entre hermanos y defensas de patrias, más o menos grandes; es tiempo de renovaciones, de unión entre los pueblos del mundo, de ruptura de inquebrantables muros.

Nuestro Ejército pasa a primera línea su labor social, la profesionalización del mismo esta prácticamente en su cien por cien y para todos es un orgullo saber que nuestros compatriotas se encuentran en tareas humanitarias en cualquier parte del mundo o que su presencia fue imprescindible para salvar a cualquier vecino de la inundación de su pueblo.

 Igualmente, la presencia entre nosotros los días de Semana Santa, pone colorido en nuestra tradición y tiene que servir, sobre todo, para que las nuevas generaciones entiendan y comprendan el nuevo papel del militar, cuya vocación puede suponer incluso una salida profesional como nos demuestra la presencia de jóvenes de Álora, cuando cada año los distintos cuerpos del Ejército acuden a nuestra Semana Santa.

Las procesiones sin militares seguirían teniendo la misma dignidad, aunque hemos de reconocer que el atractivo turístico para el visitante no sería el mismo; así pues, estamos en la obligación de agradecer, como vecinos de Álora, los esfuerzos de las distintas Juntas Directivas por mantener el acompañamiento de cuerpos tan gloriosos como Paracaidistas, Legión y Aviación, aunque también es verdad que las cofradías deben y tienen que cuidar que en ningún momento la espectacularidad de sus procesiones en la calle, lleven a confusión y las impresionantes imágenes de Jesús y de María puedan pasar a un segundo plano.

 Uno de los rasgos por los que la Semana Santa de Álora es conocida en todo el territorio nacional es sin duda la presencia de la Brigada Paracaidista en las procesiones del Señor de las Torres. Cada Jueves y Viernes Santo desde 1957, justo dos años después de su fundación, gracias a la tenacidad del llorado cofrade Antonio Aurelio García Bootello los Paracaidistas acuden a su cita con Álora.


Galería de fotos

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores