Efemérides.- Bendición de la primera Casa Hermandad en Calle La Parra 7

22/03/2019

Durante los años que por imperativos de estudios permanecí lejos de Álora, y por lo tanto todavía más cerca del «Señor de las Torres” que si hubiese estado aquí, una de mis mayores alegrías fue cuando carteándome con entrañables hermanos cofrades supe en marzo de 1998 que por fin íbamos a tener la Casa de la Hermandad.

También me decían que el camino iba a ser largo pero que merecería la pena, ya que las características del inmueble merecían el tiempo de espera; en principio había que depositar un aval al nuevo propietario de la casa, en este caso Unicaja, ya que teniendo la propiedad del inmueble hasta hace pocas semanas, no podía tomar la posesión del mismo, por los continuos pleitos y recursos legales mantenidos con el primitivo propietario.

Así fue, llegamos a enero de 2001, cuando la pesadilla de recursos y burocracias se han terminado y ya podemos disfrutar de locales propios, carencia histórica de nuestra Cofradía.

El precio de compra, no incrementado desde que en 1998 se hace el trato, ha sido de cuatro millones y medio de pesetas, pagado por nuestras arcas en tres veces, el primer abono, y con carácter de aval, de doscientas cincuenta mil pesetas, los otros dos por el cincuenta por ciento del resto fueron hechos en diciembre de 2000 y en enero de 2001.

La situación de la casa es estratégicamente ideal ya que el número siete de la calle La Parra se encuentra en uno de los sitios más tranquilos del centro de nuestra ciudad y punto clave del recorrido oficial de nuestras procesiones. Son las plantas baja y sótano del citado edificio, con una superficie total de 230 m, los que albergaran en un futuro todas las dependencias correspondientes a este tipo de instalaciones cofrades; cada planta tiene cuatro balcones que dan a la calle de Atrás y con una vista inmejorable del castillo de las Torres.

Según me informan, el día nueve de febrero pasado pasará a la historia de la Hermandad por haberse celebrado en las citadas dependencias la primera Junta de Gobierno, acto que fue posible gracias a la desinteresada labor de un buen grupo de archicofrades que acondicionaron en limpieza y pinturas los salones de la planta baja para acoger el primer encuentro de los hermanos de «Jesús» en su nueva casa.

Es justo reconocer que ya ha empezado la colaboración para la Casa Hermandad de todo tipo, empezando por el Notario y el Registrador de la Propiedad, quienes en ningún momento han cobrado sus honorarios, y siguiendo por importantes aportaciones económicas de las vocalías de la Virgen de las Ánimas y de los portadores del Viernes y Jueves Santo, así como el magnífico resultado de la lotería del Niño.

Es el momento de empezar a hacer llamadas a todos los rincones y a todos los corazones de los hermanos, para que cada uno aporte su granito de arena en esta gran empresa, que será la reconstrucción y adecuación de nuestra casa, una operación complicada que con el esfuerzo de todos la haremos realidad.

Espero que la respuesta de todos, en especial de esa gran masa social que no tiene cargo dentro de la Hermandad y entre las que me encuentro; por mi parte no va a quedar, con mi ilusión y mi cariño por la Cofradía en todas y cada una de la cosas que se hagan, quiero que todo el mundo se identifique con uno de los que será el más importante proyecto de este naciente milenio: «nuestra Casa de Hermandad”

 

Alejandro Garcia Cid

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores