Efemérides.- Primera salida procesional de la escolta de la Policía Nacional al Santísimo Cristo Crucificado de los Estudiantes

13/04/2019

La Semana Santa del año 2017, fue cuando echó raíces un nuevo vínculo con Archicofradía que no ha necesitado prácticamente tiempo para afianzarse. Ese vínculo es el que ha protagonizado el Santísimo Cristo Crucificado de los Estudiantes con el cuerpo de la Policía Nacional, en cuyas filas hay alistados numerosos perotes que ejercen su deber por muchos puntos de España.

Esa mecha de ese vínculo la encendió Dori, perota de nacimiento, sentimiento y corazón, como ella se define, y agente de la Policía Nacional desde el año 2003, que un día se imaginó de uniforme escoltando al Cristo de los Estudiantes al que acompañaba desde 1991 en sus filas nazarenas.

El origen de este vínculo que nació en 2016, surgió un día en un evento familiar en el que coincidió con varios miembros de la vocalía del Cristo de los Estudiantes. Allí hubo una propuesta: que si dori, desfilaría con el Cristo de los Estudiantes. No lo dudó, y ahí se quedó esa conversación hasta que un día le llamaron para hacerlo de manera oficial y comenzar esta nueva andadura.

Cuando ella se vio con la posibilidad de desfilar en su pueblo empezó a llamar a todos los compañeros perotes para proponérselo. La gran mayoría aceptaron con una ilusión enorme. Para ella fue un sueño poder unir tradición y profesión.

Hubo mucha gente que se volcó para ayudarla. Su  compañero Juanma, también perote, cambió el trono por acompañar al Cristo de los Estudiantes con el uniforme de la Policía Nacional.

Recuerda lo mucho que se emocionó cuando le di la noticia. No se lo creía. Y, de hecho, él fue y es un pilar importante en este vínculo, porque Dori no vive en Álora y es él, quien está de enlace para todo. Además, los dos fueron los primeros policías en acompañar al Cristo de los Estudiantes el Martes Santo en su traslado. Ese día la Archicofradía tuvo un detalle bonito con ellos dos, porque nos impusieron la Cruz de Plata de la Hermandad. Una Cruz que lleva muy orgullosa en su uniforme cuando va con su Cristo de los Estudiantes.

Otra persona a la que le está agradecida es a Manolo, por aquel entonces miembro de la vocalía del Cristo de los Estudiantes y compañero del Cuerpo hermano. Él ha sido una gran ayuda, fue enlace con la Hermandad, y el que ha hecho que todo fuese más fácil.

También destaca el esfuerzo de muchos perotes del Cuerpo que están destinados lejos de su tierra y que hacen todo lo que sea posible para unirse al acompañamiento a nuestro Cristo.

Quiere agradecer a todos sus compañeros de Torremolinos-Benalmádena, que le han acompañado en esta aventura. En especial a su jefe, que le ha apoyado en todo momento y ha facilitado los medios necesarios. Y en general, a todo el cuerpo de la Policía Nacional del que tan orgullosa se siente.

Nos cuenta, que el primer Jueves Santo, fueron un cúmulo de sensaciones y nervios.

Le acompañaron muchos policías de Álora o con vínculos familiares en nuestro pueblo. Pero también le acompañar, miembros del cuerpo, que  no tienen nada que ver con los perotes, entre ellos su oficial Miguel, su guía, y que sintieron la acogida como si fuesen de Álora.

Antonio Javier Trujillo Sánchez

 

Compartir

Tal día como hoy

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores