Efemérides.- Subida por la Calle Peligros

12/04/2019

«..Y el peligro no existió…».

No siempre son las inclemencias meteorológicas los obstáculos que nos podemos encontrar los cofrades. La Semana Santa de 2001 en Alora trajo la novedad muy poco antes de nuestros días grandes, de ver inhabilitada por un derribo la calle principal de acceso al casco histórico.

Dicen que «no hay mal que por bien no venga» y verdaderamente el desplome en la calle Veracruz nos hizo reflexionar en varios aspectos. El primero de ellos la belleza del recorrido del Jueves Santo pasando por calles como Convento y Santa Ana, faceta descubierta por nuestros hermanos predecesores que a inicios de los setenta no dudaron en explorar nuevas sensaciones cofrades, y hoy día no hay cofradía que se resista a las citadas calles.

Y no solo eso, el dichoso corte nos obligó a reducir sensiblemente el recorrido volviendo a la capilla de la Veracruz, o bien subir y bajar por Santa Ana, lo que a muy pocos convencía; otro de los caminos era la calle Peligros, que se llama así por aquello de la inclinación, pero por mucho que nos empeñemos no más que la Calle Ancha o la cuesta de La Parra; lo cierto es que de nuevo la Hermandad fue ejemplo para propios y extraños. Las barreras arquitectónicas fueron un aliciente más para que el acompañamiento de Nuestro Padre y el Cristo de los Estudiantes se multiplicara por no sé cuantos cientos de espectadores que perplejos, veían subir como la seda a tronos que en esos momentos pesaron muy poco o casi nada. La fe mueve montañas y por supuesto una cuesta más o menos solo fue un problema para los que desde fuera de la Hermandad hicieron premeditados juicios.

Los días grandes, condicionados por las circunstancias antes citadas, fueron brillantes y los resultados de la recién llegada permanente no hicieron más que confirmar la calidad y el empuje de una generación de cofrades que está llamada a perpetuar la categoría y arraigo de nuestra corporación en los comienzos de siglo.

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores