Efemérides.- Toma de posesión de la Junta de Gobierno presidida por Francisco Lucas Carrasco Bootello

10/06/2016

Si bien elegir a estas dieciocho personas fue complejo para el Hermano Mayor, el capital humano en nuestras filas es, sin duda, de primera línea y se podían haber hecho hasta tres grupos diferentes con capacidad y experiencia para dirigir la Hermandad, por ello las reuniones que la Junta programe son públicas y abiertas a todos los hermanos que quieran hacerse partícipes.

Otras propuestas novedosas al cabildo electoral fueron el cambio de gestión en las diferentes secciones de los Titulares, la nueva imagen del Santo Entierro, potenciar nuestra Escuela de música, restauración del trono de Jesús de las Torres y rehabilitación de la antigua Casa hermandad.

Visto el gran respaldo tenido y la gran participación de toda la cofradía en las iniciativas abordadas desde el pasado verano, no cabe otra desde estas páginas de agradecer efusivamente a todos los que desde dentro y desde fuera han expresado su identificación con el proyecto.

Comisión Permanente

– Francisco Lucas Carrasco Bootello, Hermano Mayor
– Alfonso Díaz Aranda, Teniente Hermano Mayor
– Juan Andrés Segura Alba, Fiscal
– Rocío Estrada Taboada, Secretaria
– Juan Cristóbal Trujillo Cordero, Tesorero
– Domingo García López, Contador
– Victoria Rojas Segura, Albacea General
– Inmaculada Galdeano Vázquez, Camarera

Vocales
– Rocío Aranda García
– Lourdes Trujillo Sánchez
– Isabel Navarro Díaz
– Juan Francisco Ruiz Acedo
– Javier Fernández Molina
– Juan Andrés González Postigo
– Francisco Javier Fernández Chaves
– Antonio Miguel Lobato González
– Francisco Carrón Vila
– Juan Jesús Ruiz Ramos

La noche del diez de junio, en el inigualable marco del Castillo de las Torres y ante la presencia de Jesús Nazareno y María Santísima de las Ánimas, la nueva Junta de Gobierno de la Archicofradía Nazareno de las Torres juró y tomó posesión de sus cargos. El primer acuerdo firmado fué conceder el escudo de oro de la Archicofradía a Francisco José Fernández Chaves, Hermano Mayor desde dos mil doce a dos mil dieciséis, que se entregó en esta ceremonia.

El hermano mayor entrante, desgranó sus sensaciones en la acción de gracias de la Eucaristía:

”… Difícilmente los sueños se hacen realidad. De vez en cuando la vida, para mi es siempre generosa, te hace parar y reflexionar sobre lo gratificante que es tener la oportunidad de servir a tu familia nazarena desde la primera línea como lo hicieran mi padre y tantos otros hermanos entrañables, alguno de los cuales estáis esta tarde con nosotros.

Y como todos saben, los amigos son la familia no escogida. Aquellos que con el paso de los años te van haciendo especialmente dichoso por estar siempre dispuestos a iniciar contigo nuevos proyectos, emprender retos, afrontar el futuro con ilusión… algo que en estos meses me habéis demostrado con creces.

Por eso, y con nuestros Titulares por testigos: quiero, espero y deseo que este concepto de familia nazarena mamado por mi desde la cuna, sea siempre guía para cualquier nuevo tiempo que se abra, mirando al futuro con seguridad precisamente por la luz del pasado que nos arraiga en generaciones de cristianos viejos rezando en este marco incomparable, símbolo de todo perote que se precie.

También ha estado presente el aliento de los que están en las tribunas celestiales este día, especialmente el de nuestra Encarni, ella es parte del hermano mayor entrante, desgranó sus sensaciones en la acción de gracias de la Eucaristía:

Los que aquí estamos, siempre apostó por este grupo, que es el suyo…en el que no hubiera división sino unión ante la gran riqueza de tener todas las secciones Titulares alineadas, ya
lo decían los estatutos en mil novecientos cuarenta “nunca separar la fuente de todas las gracias del canal de las misma”.

Madre e hijo uniendo sus miradas y acogiendo rogativas de todos los perotes que quieran acercarse a nuestra casa, sean o no de la Hermandad. Nadie puede tener el monopolio de nada en esta vida, aprendamos y seamos ejemplares rezando y queriendo a todos y cada uno de nuestros Titulares.

Bajando a la Tierra, no me queda otra que pararme en mi hermano mayor Paco el Perilla. No tengo ninguna duda que el apoyo apabullante a nuestro equipo es en gran parte obra de su labor. Los Hermanos Mayores somos meros sembradores que circunstancialmente aparecemos en la historia para quedarnos, nosotros dos, en estos años hemos hablado mucho.

También, aunque dudando de su efectividad hemos escrito mucho en el Whatsapp y hasta en el Facebook, medios imprescindibles para comunicar pero que nunca jamás pueden sustituir a la verbalización de sensaciones.

Paco es especial para todos los que hemos tenido la oportunidad de conocerle con detalle. Habiendo sorteado con habilidad las muchas diferencias que hemos tenido, me percato y así os lo cuento hoy que ha sido un gestor que ha dado mucho más de lo que tiene. Algo difícil de entender y difícil de explicar pero nuestros Titulares saben que lo digo desde lo más profundo de mi corazón a alguien que va a seguir haciendo historia en la Hermandad formando parte de ese grupo de Hermano mayores que con firmeza y sin titubeos van defender el proyecto que antes del Cabildo hemos explicado y pormenorizado a todos.

Mi única pasión ha sido desde entonces llenar, desde la máxima humildad, a la cofradía de iniciativas que la hicieran insólita, singular y diferente. Ese sigue siendo el proyecto de una gran escuela de cofrades con identidad propia que lideró mi padre, entrañable para los que le conocisteis, firme, certero y reflexivo en cada uno de los pasos que dimos y también en los que daremos, porque como ya os escribí en una ocasión, las personas mueren si nosotros enterramos su memoria, algo que para mí es imposible porque ni imagináis lo cerca que lo tengo en todos los momentos de mi vida.

Está claro… los nuevos tiempos y las nuevas personas no pueden dejarnos ni un segundo para caer en la nostalgia. Toca, para que nuestra responsabilidad sea más firme, mirar al futuro a la luz del pasado; tenemos entre manos un legado único, construido tras décadas de rosas y también de espinas que hemos de cuidar primorosamente. Sin olvidar, qué somos a dónde vamos y de dónde venimos. Siendo ejemplares desde el primer al último nazareno, abriendo las puertas a todas las cofradías de Álora aquí representadas y a todo el pueblo que quiera aportar algún grano de arena para que se vayan alcanzando los proyectos presentado que habéis conocido antes de apoyarnos mayoritariamente.

Estaremos arraigados y firmes como nuestros antepasados a este sitio único que la cofradía hará lo imposible por poner en valor, poniéndonos a disposición de nuestro Ayuntamiento que siempre nos tendrá dispuestos para cualquier iniciativa que revitalice el entorno histórico artístico y cultural del Castillo.

Arraigados y firmes… sin miedo a la actualización de nuestros cultos internos que tan mayoritaria y sabiamente habéis respaldado hace quince días en los nuevos estatutos. Arraigados y firmes… a iniciativas como la Banda de música, que ha dotado a la cofradía de un componente social y pedagógico que ya ha dado en muy poco tiempo, momentos insuperables e inéditos que muchos habíamos soñado. Ver al Señor de las Torres procesionar al son de su propia música, es una satisfacción que no tiene precio. Gracias David, gracias a los que formáis la Banda, no desfallezcáis en vuestro empeño… por muchas dificultades que vengan acudid a la protección de nuestros titulares y encontraréis el camino, la verdad y la vida.

Sea hoy para vosotros el más grande de los aplausos por hacer mucho más hermoso este episodio.

Queda pues abierto un nuevo tiempo que necesita el esfuerzo de todos, de vuestra comprensión, de vuestra paciencia, de vuestra corrección y seguro que de vuestro perdón: “Sed misericordiosos como Nuestro Padre es misericordioso”, así nos lo dice la Palabra de Dios que en este año jubilar el Papa Francisco nos pide que intentemos llevar a la práctica.

Hagámosle caso y haciendo nuestras sus peticiones les pido a todos los presenten que recen por nosotros, por los que hoy hemos jurado nuestros cargos, por los nazarenos que nos apoyáis desde cualquier rincón del mundo, especialmente por los Paracaidistas que están en el Líbano y como nó por los que desde el cielo se muestran orgullosos de que aquí abajo seguimos pasando páginas de nuestra centenaria historia.

Francisco Lucas Carrasco Bootello

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores