Aniversario del nombramiento de José Navarro Palomo «El Perdío» como hermano Predilecto de la Hermandad.

09/04/2019

En los años de mandato del Hermano Mayor Manuel Morales Carrión, 1950-1972, tuvo lugar el nombramiento de José Navarro Palomo «El Perdío» como hermano Predilecto de la Hermandad.

En la larga historia de nuestra Archicofradía, han existido personas que han dejado una huella inquebrantable y con una obligación de contar con ellos a la hora de reescribir la Historia.

José Navarro Palomo, más conocido como “El Perdío” no había perote en su época que no lo conociera. Era una buenísima persona de profesión pintor de brocha gorda, con algunos ribetes de artista, verdadero maestro en su profesión.

Cada año, cuando se acercaba la Cuaresma El Perdío se perdía de verdad: Ya para el no existe nada que no sea hablar de procesiones, del Señor de las Torres, de los adornos de tronos, de nazarenos y de cirio.

Desde hacía muchos años la misión que le encomendó la Hermandad era ir al lado del Guión en los desfiles procesionales y así hacer sonar su magnífica trompeta, en cuyos sones se recreaba como si improvisase un trozo definitivo de música excelente, dedicada a la Semana Santa Aloreña.

Con la trompeta “El Perdió” recorría todas las calles del pueblo de Álora y así llamaba a todos los hermanos anunciándoles que estaba cerca la salida de Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Torres desde el Castillo.
Era normal verlo después del final de la procesión , en cualquier taberna del pueblo con su trompeta, la túnica revuelta por dentro, el capirote torcido, lleno de entusiasmo, canturreando alguna que otra saeta.

Pero, la trompeta del “Perdio” se perdió allá por julio del 1936, la hicieron desaparecer y se pudo ver a un “Perdio” consternado, triste, mohíno; y sobre todo en tiempo de Semana Santa añorando su trompeta y siente, como si gallego fuese, una terrible morriña.

Era necesario dotar al “Perdio” de una trompeta, como aquella para que la toque y suene vibrante llenando los aires del pueblo en los días de Semana Santa, con su eco, profundo, como un suspiro, como una lamento, como un llanto y también como un recuerdo a todos los que se fueron definitivamente y viven y vivirán siempre en nuestros recuerdos y memorias.

Según se publicó en el libro de Semana Santa del año 1947 el autor de este escrito, en unos de sus viajes pocos frecuentes a Madrid, busco una trompeta igual y la encontró tan igual. Quien sabe si acaso sería la misma.

José Navarro Palomo “El Perdió” se convirtió en una verdadera institución en la Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno. Y es que desde niño siente verdadera pasión por la Hermandad, y su conversación era solo Imágenes, tronos, y cirio. Y para él si todo el año fuera Semana Santa sería el más feliz de los mortales. Por aquella época decidí de hacerle una entrevista y el propio de la época era un cigarro… y adelante

¿Desde cuando eres Hermano de Jesús?
– No me acuerdo, entre muy pequeño en la Hermandad y seguramente me “colé” sin  permiso, cosas de los chaveas.
– ¿A cuánto Hermanos Mayores has conocido? – A muchos. Recuerdo a D. Tomás Pérez, a su hijo Jose Garcia Zamudio, Fernando Navarro, Don Diego García Morales…
– El actual Hermano Mayor Don Manuel Morales ¿qué te parece?
– Mu gueno
– Al recordarle a estas personas de la Hermandad que sintieron en lo más profundo de su ser a la Hermandad, dos lágrimas se escapan de los ojos del “Perdio” que vemos que pugnan inútilmente por contenerse porque bajo su corteza de hombre rudo descubrimos en él un sentimental que al recordar con orgullo a esas personas que ha mencionado y a los cuales quería como personas propias se emocionó.

– Para cambiar de tema le preguntamos.
– Pepe tu mujer ¿es de Jesús o simpatiza por otra Hermandad?
– Mi mujer ¡de Jesús hombre!, si no, no me juera casao con ella.
– Pepe este año ¿Qué pasará en la Semana Santa?
– No nos deja de terminar. Jesús es el amo.

Pepe “ El Perdió” vivía cada día de vida pendiente de su amigo y así , todos los días lloviendo, frío, calor o viento una vez llegó su vejez subía la cuesta de la calle Ancha y Barranco , para dar un vistazo a Jesús Nazareno en su Ermita del Cementerio , sin pesarles los 78 años. Y como son antiguos amigos charlaran de muchas cosas y entre ellos, seguramente, se cruzaran mutuas promesas.

La Hermandad de Jesús está en deuda con José Navarro Palomo, porque éste hombre dio a la Hermandad , todo cuanto poseía: trabajo, fe, entusiasmo y su descanso y hoy la Cofradía medio puede saldar esa deuda convirtiéndose en Cirineo del “Perdio” ayudándole en el recorrido de los años que le quedan de vida, procurándole todos los medios necesarios para que tenga paz y pan como lo que es un hombre de buena voluntad y ofrecerle el homenaje de respeto, admiración y cariño a que tiene derecho y así hacerle entrega con toda la solemnidad del título de hermano predilecto de la hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Torres.

José Navarro Palomo, nos dejó en el año 1974 y nos dejó una huella indeleble en la Hermandad. Hasta se decía que era el Hermano gemelo de Jesús de las Torres.

La Archicofradía tiene la obligación de recordarlo entre los grandes e ilustre de la hermandad.

 

Nota. Informe del escrito de Francisco García Morales en el año 1947

Ildefonso Mayorga Berrocal

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores