Efemerides.- 40º de la bendición y primera salida procesional de María Santísima de las Ánimas

19/06/2020

Hueco importante en nuestros corazones y en nuestro sentir archicofrade es el que hoy día ocupa la Virgen María, que bajo la advocación de Nuestra Señora de las Animas, se hizo presente, años atrás, en nuestra Hermandad, para devoción y respeto de todos los Hermanos.

Corría, así, el año 1952 cuando el Hermano Mayor de la, por aquel entonces, «Hermandad de Nuestro Padre Jesús Nazareno y Santo Entierro hacia envío de una carta al imaginero don José Navas-Parejo, oriundo de esta ciudad y con el que ya se habían mantenido relaciones, ya que como reza en dicha carta:

«Nuestra Cofradía tiene dos imágenes de Vd., una el Santo Cristo Crucificado y otra Nuestro Padre Jesús de las Torres, y ambas han gustado extraordinariamente; por esto tenemos mucho interés en que la imagen de la Dolorosa sea también obra suya».

Con el objetivo de que se hiciesen realidad en la siguiente Semana Santa, se pedía al artista presupuesto y forma de pago tanto de la imagen de la Virgen como de un trono «sencillo pero bonito», además de una corona de plata o plateada.

De tal petición se derivó la firma de un contrato con Navas-Parejo el día de Navidad del citado año 1952.

El hecho, por parte de la Hermandad quedó constatado por los señores: don Manuel Morales Carrión, don Tomás Morales García y don Francisco García Morales. El precio total fue de 40.000 pesetas a pagar en plazos de 10.000 pesetas, los primeros de mes de enero, febrero, mayo y junio del año 1953.

Estando aún por terminar la tarea confiada, en marzo de dicho año, se produce la muerte de Navas-Parejo. La talla, pues, tuvo que ser policromada por su hijo, y también escultor, Emilio Navas-Parejo.

De esta forma pudo verse cumplido el deseo de la Hermandad, ya que en la Semana Santa de 1953 fue procesionada por vez primera la imagen de la Virgen de las Ánimas con el antiguo trono de Jesús, con un bello manto de flores y una candelería que realzaba la imagen.

Sera, pues, a partir de entonces, cuando comienza a venerarse entre las gentes de Alora una nueva imagen de la Virgen. Hay que hacer notar, no obstante, que el fervor popular hacia la Dolorosa no ha gozado siempre de todo su máximo esplendor. A lo largo de su existencia han podido presenciarse épocas de no mucha devoción entre los «perotes»

Sin embargo, y gracias a la labor que desde hace aproximadamente una década están realizando un grupo de cofrades -encabezados por Pedro Fernández Morillas- puede decirse sin lugar a dudas que hoy es una de las imágenes más veneradas y de más devoción de la Semana Santa de Álora.

En esta Semana Santa, cuarenta años después de aquella histórica decisión, una nueva generación de cofrades rendimos por medio de esta publicación el más cálido homenaje a nuestra Virgen. Rogamos para que no cesen las innumerables muestras de devoción y cariño en su Capilla de las Torres, de todos sus Hermanos e infinidad de devotos.

María del Carmen Fernández Vázquez

Revista Nazareno de las Torres, año 1993

Repasando las cuentas del rosario, presintiendo aquel drama tan cruento y agobiado por tanto sufrimiento va la Virgen camino del Calvario.

Vio a Jesús consumar el sacrificio que bastó a redimir al mundo entero; vio a su Hijo clavado en el Madero. ¡Fue testigo del bárbaro suplicio!

¡Quién no siente a tu paso, Virgen buena, ¡que del alma a los ojos fluye el llanto al mirar en tu cara tanta pena!

Y al mirarte pasar, pobre y sencilla tan sólo por adorno un negro manto ¡quién no dobla a tu paso la rodilla!

Francisco García Morales

Revista Nazareno de las Torres, año 1993

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores