Efemérides.- Adquisición de una Cruz Guía para la procesión

03/09/2020

La cruz de guía es la insignia que, portada por un hermano de la cofradía, encabeza las procesiones de la Semana Santa. Suele tener dos metros y medio de altura y carece de la figura de Cristo crucificado.

Es señal de los cristianos y constituye la insignia principal de la Archicofradía, la cual abre los cortejos procesionales. Está construida de madera repujada de orfebrería plateada, en la intersección de los brazos con el asta lleva el escudo de la Hermandad y en la parte superior del asta, una cartela con las iniciales I.N.R.I., ambas del mismo metal. Fue realizada en los talleres sevillanos Hijos de Juan Fernández en 1989.

Su modelo deriva de las cruces parroquiales que iban acompañando a las cofradias durante las estaciones penitenciales que organizaban éstas, haciendo referencia al Templo donde la Hermandad tenia su sede canónica.

Son los más antiguos objetos de la tradición católica, aunque la representación de la Cruz tardo algunos siglos en aparecer en la iconografia, una vez que comenzó a representarse en los albores de la Edad Media, la imagen de la Cruz se prodigo de una manera absoluta. Durante la Baja Edad Media, abunda el tipo de Cruz-Relicario. Esto es, una Cruz en cuyos brazos se albergan reliquias de Santos o de alguna venerada pieza que la Iglesia reconoce como auténtica, este concepto toma auge en el Renacimiento y decae en el siglo XVIII.

Ya en la procesión de la Vera Cruz de 1584 se cita que se ha de llevar la Cruz de reliquias. (Llorden – Souvirón: Historia documental de las Cofradías y Hermandades de Pasión de la ciudad de Málaga. 1969). En la actualidad solo tres Hermandades en Málaga conservan esta tipologia crucifera en su cortejo: la Cofradia de los pasos en el Monte Calvario (con reliquia de San Francisco de Paula), la Hermandad del Monte Calvario que lleva en su Cruz-Guía una reliquia del Santo Lignum Crucis y las Reales Cofradías Fusionadas, con Cruz de mano en la que contiene una reliquia del citado madero, similar a la que desde 1993 procesiona la Archicofradia del Nazareno de las Torres en Alora.

El formato más extendido de este elemento procesional es el de una gran Cruz latina, ornada con chapas de metal; suelen llevar en el crucero la heráldica de la corporación. En algunas de estas insignias, aparecen rayos cincelados con bases unidas en los ángulos rectos que forman el cruce de los brazos, y que es un débito de fines del siglo XVIII.

Históricamente, tenemos una referencia documental fechada en 1653 y en la que la Hermandad de las Angustias de San Agustin cita como patrimonio heredado una cruz de plata con sus escudos e insignias de Nuestra Señora (Llordén – Souvirón. Pag. 90).

Adquiere su formato actual a principios del siglo XIX, cuando sustituye a la pequeña cruz de manguilla en el encabezamiento de la procesión y como indica su nombre, hace de norte y guia a todo el séquito penitencial y pasa a ocupar el lugar que en otro momento ocupara el Guión. En otra época iba colocada en medio de la sección, ocupando el lugar actual del Guión. Puede ir flanqueada por dos o cuatro faroles.

Eduardo Nieto Cruz

Revista Nazareno de las Torres, año 2003

Fuente - SEMANA SANTA EN MÁLAGA. Vol. V. P.P. 138 - 139. Ed. Arguval.

«Breve historia de la firma comercial HIJOS DE JUAN FERNÁNDEZ GÓMEZ«

La familia Fernández lleva ofreciendo su arte en el mundo de la orfebrería desde el año 1936. Por aquellos años inició su andadura en solitario el conocido orfebre sevillano Juan Fernández Gómez, realizando grandes obras en Sevilla como los varales del palio para la Hermandad de la Macarena, la mayor parte del palio de la Hermandad de la Paz, juego de insignias para la Hermandad de la Sagrada Mortaja, creando además una gran vinculación con esta hermandad, continuada hoy por sus hijos y nietos.

Tras su fallecimiento en el año 1964, su hijo Francisco Fernández Barranco continúa con las obras iniciadas por su padre junto a su hermano Juan, naciendo la firma comercial “HIJOS DE JUAN FERNÁNDEZ GÓMEZ”.

En esta segunda etapa se siguen ampliando las obras, como los candelabros de cola de la Hermandad de la Paz, el palio de la Hermandad de la Lanzada, parte del palio de la Hermandad de Santa Genoveva, además de llevar grandes obras por la provincia de Sevilla, a toda Andalucía y a parte del territorio español.

En el año 2003, tras la jubilación de su hermano Juan Fernández, queda disuelta la firma comercial HIJOS DE JUAN FERNÁNDEZ GÓMEZ y Francisco Fernández decide, junto a sus hijos Francisco Javier y Juan Antonio Fernández Corrales crear una nueva sociedad dándole a éstos el relevo en este mundo de la orfebrería, e iniciando esta nueva andadura en su taller en el Polígono Calonge, calle Titanio 8 de Sevilla, donde continúan con este bello oficio artesanal iniciado por su abuelo.

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores