Efemérides.- Presentación del Cartel Conmemorativo del 350 Aniversario del Culto a Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Torres

01/03/2019

Rvdo. Sr. D. ANTONIO RUIZ PÉREZ, Delegado Episcopal de HH. y CC. en representación del Sr. Obispo. Rvdo. Sr. D. MANUEL LARRUBIA SÁNCHEZ Cura Párroco de ésta. Representación de las HERMANAS HOSPITALARIAS DE JESÚS NAZARENO en su Residencia de Álora D. JESÚS MORA CALLE, Concejal de Cultura en representación de nuestro Ilustrísimo Ayuntamiento. D. RAMON DEL RIO Comandante de la BRIPAC, nuestros Hermanos Mayores Honorarios en representación del

General Excmo. Sr. D. Antonio Muñoz Manero. Hermanos Mayores y representantes de todas las Cofradías de Álora:

FUSIONADAS DE N. P. JESÚS A SU ENTRADA EN JERUSALÉN, MARÍA STMA. DEL AMPARO Y SANTÍSIMO CRISTO RESUCITADO.

VENERABLE COFRADÍA DEN.P. JESÚS ORANDO EN EL HUERTO, SANTO VÍA CRUCIS Y MARÍA SANTÍSIMA DE LA PAZ.

COFRADÍA DE SAN JUAN EVANGELISTA.

COFRADÍA DE NUESTRA SEÑORA DE LA PIEDAD. REAL COFRADIA DE MARIA SANTISIMA DE LOS DOLORES

Representación del CLUB DE VETERANOS PARACAIDISTAS DE MÁLAGA.

COMISIÓN ORGANIZADORA DE ESTA CONMEMORACIÓN, HERMANO MAYOR Y COFRADES TODOS DE NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO DE LAS TORRES, JESUS ATADO A LA COLUMNA, SANTÍSIMO CRISTO CRUCIFICADO DE LOS ESTUDIANTES, SANTO ENTIERRO Y MARÍA SANTÍSIMA DE LAS ÁNIMAS.

Autoridades, cofrades y amigos todos.

Ha recaído en mi esta gran tarea de la presentación de este cartel conmemorativo de los 350 años de devoción y culto al DULCE NOMBRE DE JESÚS, cosa árdua para mi persona ya que yo considero que, en nuestra Cofradía, los hay mejor preparados y con mayor oratoria que este Cofrade, pero he sido yo el designado y no voy a caer en el tópico de que “me han dejado la papeleta», «a mí me tenía que tocar», nada de eso, pues considero un gran honor esta designación y a fuer de ser sincero he de decir que en el fondo de mi corazón yo sentía el deseo y la ilusión de que así fuese, aunque como es natural eso nunca lo manifesté.

Yo les pido encarecidamente tengan un poco de paciencia y sean benevolentes conmigo, quizás me salga un rollo un poco pesado y los aburra, quizás no tengan estas palabras una gran riqueza que expresen lo que yo siento, pero de lo que no les debe quedar ninguna duda es de que esto sale de lo más profundo de mi corazón y de que en esta alocución mi deseo es trasladar a Vdes. mi gran amor y veneración a NUESTRO PADRE JESÚS.

Después de esto les diré que el Cartel está rodeado por una Orla de 1770, facilitada por el archivo catedralicio y reproducida por Cristóbal Lobato, en la cual han sido incorporados el escudo de nuestra Cofradía y el de nuestro Pueblo. En la parte superior de la Orla la indicación «350 ANIVERSARIO AL CULTO DEL DULCE NOMBRE DE JESÚS 1641-1991».

Destaca en el centro del mismo la imagen de nuestro Nazareno actual, en una fotografía de Estudios Olmo, de 1950 y bajo la cual se aprecia el monte y castillo de LAS TORRES. En la parte alta, otra fotografía de la antigua imagen (destruida en 1936), foto de J. OSES-1860. En la base, el nombre de nuestra Hermandad y S. Santa 1991- ÁLORA.

Tras esta descripción les haré un poco de historia de esta conmemoración, datos obtenidos de nuestra HOJITA PARROQUIAL, publicación quincenal que como muchos saben se hizo en nuestra Parroquia desde noviembre de 1912 a Febrero de 1931, y en la que fue alma de la misma nuestro antepasado historiador y Tte. Hermano Mayor Don ANTONIO BOOTELLO MORALES, que nos dejó una serie de datos de incalculable valor para la historia de nuestro pueblo. En los núms. 328 y 329 de 1926 de dicha publicación, hace constar qué a instancias del entonces Obispo de Málaga D. Pedro Díaz de Toledo y Ovalle en 1499, otorgó testamento y dejó unos bienes para que se celebrase la fiesta al DULCE NOMBRE DE JESÚS, siendo la primera celebración en Sevilla en el ano de 1513, si bien no se aprobó aquella hasta el Pontificado de Clemente VII, por su breve de 25 de febrero de 1530.

Dicho culto se extendió rápidamente, fundándose en ésta la COFRADÍA DEL DULCE NOMBRE DE JESÚS y a cuya piedad se debió el haber levantado en aquella época la Capilla que aún se conserva bajo dicha advocación, y de aquel tiempo debió ser también la imagen de Nuestro Padre Jesús Nazareno (hoy desaparecida), a la que tanta veneración se tiene en este vecindario. Sigue diciendo Don Antonio Bootello Morales: la fecha exacta de la constitución de la Cofradía no puedo precisarla; siendo el documento más antiguo que he visto referente a ella del año 1641, de ahí que nosotros, basándonos en esta fecha, conmemoremos este año su 350 aniversario. Continúa el historiador dado el fervor que nuestros antecesores profesaban al DULCE NOMBRE, encontramos antiguos protocolos del Testamento otorgado en 1561 ante D. Cristóbal López Chamizo por el escribano Alonso de Valencia y otro en 1570 fundando una memoria para la fiesta del Dulce Nombre de Jesús. Hasta aquí los datos obtenidos de la fecha inicial de esta Cofradía.

Los franciscanos fueron grandes divulgadores de la devoción al DULCE NOMBRE DE JESÚS y posiblemente también vendría por ésta el Padre CRISTÓBAL DE SANTA CATALINA (1638-1690) el cual fundó en 1673 en Córdoba La HOSPITALIDAD DE JESÚS NAZARENO (hoy está en proceso de beatificación). Quizás se pregunten del porque mi mención al PADRE CRISTÓBAL, es muy sencillo. Hoy, después de más de 300 años de sus fundaciones, ese fruto podemos contemplarlo en nuestro pueblo. Todos conocemos el Colegio-Asilo de la Sta. LAURA, pues bien, desde el pasado año está regido y cuidado por las HERMANAS HOSPITALARIAS DE JESÚS NAZARENO (franciscanas) quienes siguiendo los pasos del PADRE CRISTÓBAL se han puesto al servicio de nuestra comunidad atendiendo a ancianos y niñas en esta Residencia. Actualmente se está haciendo una obra de remodelación y mejora en dicha residencia que importará más de quince millones de pesetas. Nosotros, hijos de Álora, hemos de poner nuestro grano de arena para que esta obra sea una realidad, ya que sería la continuación y reafirmación de aquella otra obra iniciada por la señorita Laura, que en gloria esté, y de la que guardamos tan maravillosos recuerdos.

Ordenando un poco mi sentir y el cómo trasladarlo a ustedes, quiero unir el pasado –cuyo Aniversario conmemoramos- con el futuro a través del presente que vivimos.

Cómo sería interminable la enumeración de personas y fechas en nuestra andadura a través de estos 350 años, quiero hacer una mención especial al fundador de nuestra actual Cofradía con el nombre de JESÚS NAZARENO DE LAS TORRES. Se trata de D. LOPE CASERMEIRO GARCÍA, Prbro. 1806-1869. Desde principios de 1841 que le nombraron Coadjutor y después también Beneficiado, puede decirse fue el alma de la Parroquia. En 1860 fundo, como antes digo, la COFRADIA DE NUESTRO PADRE JESUS NAZARENO DE LAS TORRES que continuaba la advocación anterior del DULCE NOMBRE DE JESÚS, iniciada en 1641.

Una vez hecho honor a Don Lope, habría muchas personas para nombrar a través de todo el tiempo, muchas, muchísimas, pero sin que nadie se me moleste por ello, quiero sintetizar el pasado en dos de ellas, las cuales, en mi modesta opinión han sido el alma, los impulsores y la base de que hoy nuestra Hermandad sea como es y esté donde está se trata, como ya supondréis de MANOLO MORALES CARRIÓN y de ANTONIO GARCÍA BOOTELLO, mis queridos, entrañables e inolvidables amigos y compañeros en las tareas concernientes a NUESTRO PADRE como todos cariñosamente le llamamos.

MANOLO era el pilar, la firmeza, el que anteponía NUESTRO PADRE a todo y por todo, él fue el que mayor realce dio a nuestra Cofradía: ANTONIO era… eso ¡La Hermandad!, para él no había mes de Marzo, ni Abril, ferias, Pascuas, él siempre era… ¡La Hermandad!. Cada vez que venía al pueblo, fuese la fecha que fuese, la gente al verlo decía: ya está aquí ANTONIO «El de la Semana Santa» con esto estaba todo dicho.

Con la zocarronería y templanza del primero y la impaciencia e impulsos -a veces desenfrenados- del segundo y el gran amor a NUESTRO PADRE de ambos, había que poner en medio de ellos un poco de freno para que las cosas no se desbordaran, y así era, en su momento estuvo allí la persona adecuada, que unas veces con más acierto y otras con menos, lograba compaginar las ideas y arranques de ambos extraordinarios cofrades. Ellos para mi fueron el pasado, el ejemplo a seguir, la enseñanza de cómo se puede amar a una Cofradía, con sus roces a veces, sus incomprensiones, todo lo que ustedes quieran, pero con una idea fija que llevaban a rajatabla, NUESTRO PADRE, siempre NUESTRO PADRE y sobre todo NUESTRO PADRE.

MANOLO Y ANTONIO, juntos con un gran equipo, unos ya mayores y con experiencia y otros bastante jóvenes e inexpertos hicieron muchas cosas en la Hermandad: Tronos, Imágenes, Túnicas, Enseres… muchas cosas, y sobre todo, lograron que desde hace 34 años LA BRIGADA PARACAIDISTA DEL EJERCITO DE TIERRA acompañe a NUESTRO PADRE, y desde 1964 sean HERMANOS MAYORES HONORARIOS. ¡Dios quiera! y se lo pido de corazón a NUESTRO PADRE, que nunca y por ningunas circunstancias se vea rota esta tradición. Que año tras año los PARACAS estén presentes en nuestra Semana Santa y en nuestros Desfiles procesionales, que nos honren con su presencia y que este Cuerpo élite del Ejército Español, salvaguarda de nuestras fronteras y de la unidad de nuestra Patria, siga rindiendo sus honores a NUESTRO PADRE JESÚS NAZARENO DE LAS TORRES, de lo cual me atrevería a decir que, no solamente nuestros Cofrades, sino todos los Perotes, nos sentimos muy honrados.

Decía al principio que quería hablar del pasado uniéndolo al futuro a través de nuestro presente. FUTURO DE LA HERMANDAD JUVENTUD DIVINO TESORO Jóvenes Generaciones dueñas de ese futuro. Tenemos una gran suerte, diría más, una maravillosa suerte y es la de contar con nuestros JÓVENES COFRADES: muchachos y muchachas, niños y niñas, fruto de una semilla que va germinando día a día y que crece cada vez más. Por desgracia muchos de nuestros mayores nos van faltando, los que se van quedando en el camino porque su hora ya sonó -como nuestro recientemente fallecido Periquito Rodríguez-, pero la antorcha es recogida por otras muchas manos jóvenes y fuertes, con un corazón sano y alegre que van dando nueva savia a este gran conjunto de Hermanos que forma nuestra Cofradía.

Hace ya años que se puso en marcha una de las ilusiones de Antonio García, «EL LIBRO MORADO», en él se asientan nuestros Hermanos y se anotan los datos de los mismos. Cada vez se engrandece más y pronto quedará pequeño. En él figuran más de 600 perotes -y algunos que no lo son- que se enorgullesen de ser HERMANOS DE JESÚS.

Esta nueva Generación, futuro de nuestra Hermandad está haciendo una labor maravillosa. Antes sólo se contaba con un reducido grupo que trabajase, hoy son muchos los que meten el hombro. Para muestra con un botón basta; cuando la pasada feria se organizó la caseta «PONTE MORAO» tanto en el mostrador como en la calle hicieron el servicio más de 60 jóvenes y algunos no tan jóvenes) que turnándose hicieron un trabajo realmente encomiable. No voy a nombrar a ninguno de estos jóvenes porque en la mente de todos están presentes. Yo les aconsejaría que no desmayen, que sigan en la brecha y sobre todo que nuestra REVISTA en su segunda época continúe superándose cada vez más y lleve el nombre de nuestra Cofradía a todos los confines de España y del Extranjero y que al igual que MANOLO Y ANTONIO lleven siempre esa idea fija en sus mentes y en sus corazones: NUESTRO PADRE, siempre NUESTRO PADRE y sobre todo NUESTRO PADRE.

He querido dejar para el final lo concerniente a nuestro presente. Hay personas, como por ejemplo el que les habla, que han tenido la dicha de colaborar con el pasado de nuestra HERMANDAD, lo está haciendo en el presente, y si NUESTRO PADRE demora la llamada que a todos nos ha de hacer, lo seguiré haciendo en el futuro mientras mis fuerzas me lo permitan.

Hablando a título personal, aunque creo que este será el sentir de muchos de nuestros Hermanos, al igual que he aceptado el dirigirles -o más bien leerles- estas palabras, estaré siempre dispuesto, en tanto que NUESTRO SEÑOR DE LAS TORRES me lo permita, para seguir colaborando y entregándome en cuerpo y alma a nuestra HERMANDAD, en el sitio o lugar que se me pida o sea designado para ello, ya que pienso que para un JESUITA el mayor orgullo que puede sentir en su vida es servir a su HERMANDAD en el lugar que sea necesario para la mayor Honra y Gloria de nuestros Titulares y engrandecimiento y esplendor de nuestra Cofradía.

Quiero pedirles perdón por lo que a continuación voy a decirles y que pienso pueda ser una vanagloria por mi parte. Además de haber entregado a nuestra Hermandad mi cariño, mi amor a NUESTRO PADRE y mi trabajo, he dejado una semilla que creo perpetuará mi labor y superará con mucho lo poco que yo haya podido hacer. ¡Y ahí queda eso!

Hay Hermanos algo mayores (que no viejos) que van dejando paso a las generaciones siguientes, pero siempre será necesaria su presencia, su consejo, su experiencia y su guía, ya que ellos «hicieron el camino» como se dice en términos rocieros, pero al hacer este camino no hay que obstruir el paso de los demás ni tampoco apartarse para que pasen, sino que hay que apoyarse en ellos o prestarles nuestro apoyo si es necesario, echarles el brazo por el hombro y, codo con codo, orientarles y decirles esta es la senda!

Decía Manolo Morales en Julio del 74, en un homenaje a Antonio García que nuestra Hermandad era como un gran edificio sostenido por cuatro robustos pilares. Mi modestia me impide repetir lo que sobre mi persona dijo, pero si me voy a referir al cuarto de estos pilares con sus propias palabras: Por último nos queda el cuarto pilar, este es el más tierno, el más amoroso y a la vez grandioso, este pilar eres ¡TU!, ¡MUJER DE LA HERMANDAD! ¡Tú que nos criaste! ¡Tú que nos infundiste el cariño al SEÑOR DE LAS TORRES! Os pido de corazón a corazón que alentéis a los vuestros.

Si así lo hacéis, yo os digo rotundamente que la Hermandad prevalecerá por los siglos de los siglos, porque sois en resumidas cuentas la esencia de nosotros, estáis perfumadas por el azahar de nuestros campos y los claveles del Señor.

No necesita comentario este piropo de Manolo a nuestras mujeres, que yo extendería a la madre de nuestros hijos, aunque a veces se dé la circunstancia que sean de otra cofradía, pero no por ello han dejado de inculcar ese cariño hacia NUESTRO PADRE entre nuestros hijos.

Hoy día, desgraciadamente, con esta vida de consumismo, tan ajetreada y carente de ilusiones hay muchas cosas que se van olvidando y de las que nos vamos apartando para no sentirnos obligados al sacrificio. Es más fácil dejarnos seguir por la corriente que nadar contra ella. Así vamos perdiendo poco a poco muchos de nuestros valores que tiempo atrás eran el orgullo de un pueblo cristiano como el español. No voy a profundizar demasiado en ello pero sí creo estoy en la obligación de decir algo a esta generación de JESÚS que está entre la pasada y la venidera.

Tenemos que volver los ojos hacia nuestros antepasados y retomar estos valores que se están adormeciendo y ponerlos en práctica para poderlos transmitir a las generaciones del futuro, si nosotros no practicamos, no vivimos estos valores, mal podremos legarlos a nuestros hijos.

Nuestros valores morales, nuestra familia, nuestra Religión, todos estos pilares de los que siempre nos hemos sentido orgullosos, por desgracia se están resquebrajando y nosotros como miembros activos de la HERMANDAD DE JESÚS DE LAS TORRES tenemos la obligación de intentar que las aguas vuelvan a su cauce. Ya sé que es difícil, pero tenemos que concienciarnos de que esta es nuestra obligación hemos de convertirnos en miembros vivos de nuestra Iglesia y predicar y llevar a la práctica el Evangelio de Cristo, transmitirlo, en suma, a nuestros descendientes.

Hace unos días, preparando esto y releyendo la Hojita Parroquial, me llamó poderosamente la atención un artículo publicado en una de Agosto de 1930. Se titulaba ¿QUÉ ES LA PATRIA? Extractándolo porque era un poco largo, decía, que vivíamos en un siglo egoísta y escéptico. El egoísmo empequeñece la Patria y la reduce exclusivamente a la familia, y tampoco se detiene ahí; empequeñece también la familia reduciéndola y concentrándola en sí misma; el egoísta es el que ha descubierto esa fórmula mezquina «UBI BENE, IBI PATRIA» (Donde se está bien, allí está la patria).

El escéptico se jacta de no creer en nada, de reírse de todo, y bajo una sonrisa desdeñosa se oculta la fatuidad de una ignorancia inconmensurable.

La Patria, que no envejece nunca y que basta volverla a ver para que se vuelva a amar. Sí ¡la patria…! !porque la patria es eso! Es la tierra natal, es la vieja iglesia… es el campo santo… es el arroyo donde cantarina corre el agua… es el hogar… es la casa… es la tierra donde volvemos a encontrar viva aún y fogosa nuestra alma de niño y de joven esa es la Patria!!

Quizás no debiera haber incluido esto en mi alocución, pero me pareció tan hermosa la descripción de este valor tan olvidado hoy día que no pude resistirme a la tentación de ofrecérselo a los jóvenes de nuestra Hermandad para que no se olviden de todos estos valores primordiales para que el engrandecimiento de la Patria y la solidez de nuestra Religión sean los fines principales de nuestro futuro.

Espero no haberme hecho demasiado pesado y sepan disculpar mi oratoria y deseo hayan pasado un buen rato con estos recuerdos y datos sobre nuestra Cofradía, los cuales, como decía al principio han salido de mi corazón

Tras volver a agradecer en nombre de nuestra HERMANDAD la presencia de todos los asistentes, permitidme termine esta alocución con unos vivas a Nuestro Titular, en los cuales queden también abarcadas todas las Cofradías y Hermandades de los asistentes, así como nuestra querida BRIGADA PARACAIDISTA.

¡¡VIVA EL SEÑOR DE LAS TORRES!!

¡¡VIVA EL DULCE NOMBRE DE JESÚS!!

Francisco Carrasco Pérez

Revista Nazareno de las Torres,  año 1991

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores