Efemérides.- Nuevo recorrido para el Santo Entierro

23/08/2020

El nuevo recorrido del Santo Entierro, una de las novedades de la Semana Santa de Álora 2005.

Un año más saludo desde estas páginas a todos los cofrades de Álora para repasar la Semana Santa, en este caso, de dos mil cinco. Es una tarea difícil, porque cada uno, desde sus sentimientos, desde su fe, la vivirá de una forma diferente.

Todo volvió a ser lo que era y Álora se volcó una vez más. Buena muestra de ello la tuvimos la tarde noche del sábado. El Santísimo Cristo de la Columna, se asomó a las calles de Álora después de más de medio siglo. El pueblo bajó a la Plaza Baja de «La Despedía». Que esto sea un buen presagio para años venideros. Vaya el mayor de los reconocimientos para el grupo de jóvenes de la Archicofradía que se vuelcan diariamente en este objetivo.

Y volvió. La «Pollinica» volvió a llenar de color la mañana del Domingo de Ramos al son de la marcha «La Paloma». Pongamos todo el empeño para que esa estampa adorne siempre la semana más grande para los perotes. La nueva túnica de Nuestro Padre Jesús orando en el Huerto iluminó la noche aloreña.

Y volvió. El cielo volvió a respetarnos y nos permitió procesionar a nuestros sagrados titulares. Este año nos dejó ir tranquilos en el recorrido. Ese recorrido que Nuestro Padre hizo abrazado de nuestro entrañable AMIGO y HERMANO Antonio Lobato. Abrazo en forma de cordón dorado que sujetaba la túnica morada de Jesús de las Torres.

Nuevo y precioso estandarte bordado en los talleres de Juan Rosén para la Cofradía de la Virgen de los Dolores Coronada. La pintura de la Virgen es autoría de Palma Santander. Este enser aumenta el amplio patrimonio cultural de nuestro pueblo y al que colaboran de forma notable todas las cofradías de Alora.

Y volvió. El día grande de la Semana Santa perota recuperó todo su esplendor. La llegada de la Legión concentró a lo perotes en la «Fuentarriba» la mañana del Viernes Santo. El Novio de la Muerte volvió a sonar en las calles de Alora. En esta mañana radiante de sol, tuvimos una muestra más de la unión entre la Brigada Paracaidista y nuestro Nazareno. Este año el mayordomo de trono fue el Cabo I de la Brigada Joaquín Mendiola. Tras más de una década acompañando a nuestro titular formando parte de la tropa de paracaidistas, esta vez, Joaquín, fue el que llevó las riendas del trono de Jesús de las Torres.

La «Despedía» volvió a llenar de curiosos la Plaza Baja para presenciar las tres hincas». Y es que el año el pasado todos nos quedamos con la miel en los labios.

Y volvió el respeto a la noche de más recogimiento de nuestra Semana grande. Esa noche fue histórica para nuestro pueblo. Y es que, por primera vez, un trono perote se procesionaba bajo la dirección de una Hermana Mayor. Las más sinceras felicitaciones para Adelaida Gutiérrez, Hermana Mayor de Nuestra Señora de la Piedad, cofradía que impuso a nuestro guión su medalla al paso de Jesús Nazareno por la Veracruz el Jueves Santo.

Por la calle Ancha bajan el Cristo y el Nazareno el resplandor de sus luces emocionan al pueblo entero.

Entre vivas y aplausos nos palpita el corazón hacen su entrada en la plaza, nos embarga la emoción.

Este año lleva luto el Señor por Bernabé, que levantó ya su vuelo gozando estará de él.

Esta vez, el Santo Sepulcro visitó a Paco Bernabé en su casa del Callejón, porque Paco siempre estará ahí. Paco, ¡este año faltaba sitio para llevar en el trono! Adelaida García nos lo recuerda con estos versos:

Nuestra Madre de las Ánimas volvió a las calles de Álora para agradecer las muestras de fe vividas el año anterior en la capilla de las Torres, cuando por culpa de la lluvia no pudo salir en procesión. La Virgen estrenó una saya de terciopelo burdeos bordado en oro, obra de Joaquín Salcedo.

La procesión de la Soledad marcó el fin de una época en la cofradía de Dolores Coronada. Después de ocho años, Diego Trujillo, mi tío (al que más adelante me referiré), vivió su último desfile procesional como Hermano Mayor. Esta cofradía ya tiene nueva Junta de Gobierno, y es una gran alegría que sea una mujer la que lleve las riendas de una de las grandes de Álora. Felicitar en nombre de la revista a Ana Molina y a todos los miembros de la cofradía.

Pero no quiero despedirme sin agradecer, en mi nombre y creo que en el de todos los cofrades de Álora también debo hacerlo, a mi tío Diego.

En mi nombre, porque sin ti, igual hoy yo no estaría escribiendo estas líneas. Gracias por inculcarme espíritu cofrade y enseñarme como querer a Jesús y a su madre la Virgen María. Ya sea en la advocación de Ánimas o de los Dolores Coronada y Soledad. Aún recuerdo aquella tarde noche del Jueves Santo de 1989, cuando me viste aparecer vestido de «Morao». El disgusto se borró rápidamente de tu cara y me hiciste comprender como ya dijo Paco el Perilla en su presentación del cartel de la Virgen de las Ánimas), que a ninguna madre le disgusta que hagan un bien por su hijo.

En nombre de los cofrades de Álora, por llenar de gloria la noche del veinticinco de noviembre de dos mil dos con la Coronación Canónica de la Virgen de los Dolores, acompañada del Aleluya cantado por la coral Santa María de la Victoria y con Jesús de las Torres como testigo.

Antonio Javier Trujillo Sánchez

Revista Nazareno de las Torres, año 2006

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores