Efemérides.- Nuevo Trono para el Santísimo Cristo Crucificado de los Estudiantes

02/09/2020

Estimados amigos cofrades, un año más, y casi sin darnos cuenta va media vida, nos encontramos impregnados de Cuaresma, oliendo a incienso y romero, a las puertas de nuestra Semana Mayor.

            Una semana en la que se ve reflejado el trabajo de todo un año, o mejor dicho de varios, en los que un grupo de personas aquí los nombres no importan con el único, y no menos gratificante propósito de hacer digna la salida procesional de su Titular, engrandecen y se sienten parte de un colectivo cristiano, hermanado por unos sentimientos, llámese Archicofradía.


            Atrás, gracias al Santísimo, quedaron los gritos de una vacía, incoherente e irresponsable «independencia», seudo promovida en bares. Tan vacía, incoherente e irresponsable como las personas, ajenas a nuestro sentir y pensar, que alimentaban tales ideas, sin saber el daño que causaban.

            Atrás, gracias al Santísimo, quedaron «los defectos de forma», cuando nunca fue defecto acompañar a nuestro titular mal ataviado, con una vestimenta impropia de un Nazareno y si, hacerlo con una túnica.

            Atrás quedamos niños, que ya no somos, quedaron formas de asimilar y enfocar unos sentimientos.

            Atrás quedaron personas, ideas, sueños y proyectos…


            Y como dijo el poeta: «Creíamos que todo estaba roto, perdido, manchado…. Pero, dentro, sonreía lo verdadero, esperando.


            Y sobra decir que es, aquí lo único y verdadero.

            Era ilusión de esta Vocalía acometer proyectos de los cuales nos sintiéramos orgullosos, quizás, y esto lo digo a titulo personal, con la necesidad de sacudirnos de una vez por todas el sambenito de niños que «se acuerdan de la Semana Santa el Viernes de Dolores», que son portadores o penitentes durante cuatro horas, finalizando ahí un compromiso efímero y vacío de contenido.

            Uno de estos proyectos, que más que proyecto era y sigue siendo un sueño, es la construcción de un nuevo trono procesional para nuestro Titular.

Este se ha proyectado en un tamaño ligeramente superior al antiguo en las tres dimensiones.
Estructuralmente es más liviano, con un plegado de mesa que permite recogerla por completo sin necesidad de evacuarla.

            El cajillo es de cedro, compuesto en bruto en los talleres de los Hermanos Ruiz Martínez de Álora. Es de cuerpo más alto que el anterior, donde predomina la línea geométrica ondulante, terminando simétricamente en los puntos medios de las aristas a modo de espiral.

            En cuanto a la talla la realiza el tallista local Antonio Gutiérrez, en forma de hojas de acanto caladas en las cartelas y diversos motivos neobarrocos en las bandas. Tanto en el frontal anterior, en el posterior como en los laterales irán dispuestos sendos medallones conmemorativos en alpaca plateada con la imagen de cada uno de los titulares de nuestra Archicofradía.

El cajillo, finalmente, irá coronado con cuatro ciriales de grandes proporciones de la misma madera tallada.

Otro de los proyectos que afrontamos es la consolidación de una Banda de Cornetas y Tambores, bajo la dirección de Francisco Gutiérrez, que ya hizo su estreno en el ejercicio anterior con más ilusión que medios, asunto éste que se va paliando con el trabajo y dedicación de esta Vocalía y con la inestimable colaboración de la Junta de Gobierno de la Archicofradía.

Esperemos ver estas obras totalmente acabada lo antes posible, por ello trabajamos.

Vocalía del Santísimo Cristo Crucificado de los Estudiantes

Revista Nazareno de las Torres, año 2005

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores