Efemérides.- Toma de posesión de la Junta de Gobierno presidida por Francisco José Fernández Chaves

18/08/2020

Tras ocho años en los que la Archicofradía ha estado dirigida y gestionada por una Junta de Gobierno encabezada por Ildefonso Mayorga Berrocal, el pasado mes de mayo dicha junta convocó un Cabildo Extraordinario de elecciones con fecha del 8 de junio de 2012 para elegir una nueva Junta de Gobierno que estará al frente de la Hermandad durante los próximos cuatro años. A dicha convocatoria de elecciones sólo concurrió una lista antes del 19 de mayo, plazo fijado para la presentación de candidaturas. Fue la encabezada por Francisco Fernández Chaves, más conocido como Paco ‘El Perilla’.

Una vez cerrado dicho plazo, la tarde del viernes 8 de junio se abrió la urna de votación en la Casa Hermandad, a la que acudieron a depositar su voto 150 hermanos archicofrades, de los que 144 dieron su apoyo a la única candidatura presentada y 6 votaron en contra.

De esta forma, la fecha del sábado 7 de julio fue la elegida para llevar a cabo la toma de posesión de la nueva Junta de Gobierno, compuesta por ocho miembros en la Comisión Permanente, y un total de cincuenta y siete personas, repartidas entre los directores espirituales, el Consejo General, la propia Comisión Permanente y las distintas comisiones de trabajo. Dicha toma de posesión se celebró en la Parroquia de la Encarnación tras la celebración de la Eucaristía, y estuvo presidida por uno de nuestros directores espirituales, el párroco de Álora Francisco Javier Sánchez Núñez.

“Uno del Sepulcro». Francisco Fernández Chaves (30 de mayo de 1962) es un archicofrade con una larga trayectoria en la Archicofradía, tanto debajo de los varales de Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Torres, como en la sección de María Santísima de las Animas, cuando los participantes en dicha procesión llevaban la camisa blanca y jerséis azul de pico. Además, Paco fue uno de los miembros más entusiastas de la hermandad que, junto con un numeroso grupo de jóvenes y no tan jóvenes, se pusieron entre ceja y ceja devolver a Jesús Atado a la Columna a las calles de Alora, un reto sobradamente conseguido por la anterior Junta de Gobierno. Aunque como él mismo se definió en la cuaresma del 200 cuando le tocó presentar el cartel de Maria Santísima de las Ánimas, Paco ‘El Perilla’ es «uno del Sepulcro».

Mecánico de profesión, Paco está casado con Lina Aranda, archicofrade también de larga trayectoria y teniente de Hermano mayor en la anterior Junta de Gobierno, y padre de Francisco Fernández Aranda, que prácticamente nació con una túnica morada y que hoy sirve en las filas de la Gloriosa Brigada Paracaidista.

Además de ocupar diversos cargos en las últimas juntas de gobierno de la Archicofradía, Paco fue nombrado Caballero Almogávar Paracaidista en el año 2006.

Ahora recoge el testigo de Ildefonso Mayorga, que quiso despedirse de todos los archicofrades desde la página web de la Archicofradía, con las siguientes palabras:

Jesús Nazareno de Las Torres: haz que todos seamos un solo cirineo.

Santísimo Cristo Atado a la Columna: haz que todos seamos la columna vertebral de una sola familia.

Santísimo Cristo Crucificado: haz que tus brazos abierto nos abracen a todos como una sola familia.

Santo Entierro: haz en ti el respeto y el recuerdo de los que pasaron a estar junto a ti.

Maria Santísima de las Ánimas: que tu manto nos envuelva a todos y represente la Madre de esta gran familia.

Hoy, Paco el Perilla’, está ante uno de los retos más importantes de su vida.

Antes de la celebración de las elecciones para elegir nueva Junta de Gobierno, la candidatura encabezada por Francisco José Fernández Chaves concurrió a las mismas con las siguientes líneas de acción que marquen el camino a seguir durante la legislatura:

1. ACRECENTAR FORMATIVA Y ESPIRITUALMENTE nuestro desarrollo como cristianos de base; centrándose no perder las nociones básicas de corresponsabilidad parroquial propias de una institución como la nuestra. Han de promoverse, de acuerdo con el párroco, momentos fuera de la procesión donde en comunidad rindamos cultos a cada uno de los titulares.

2. CASA HERMANDAD: Programación y desarrollo de actos culturales, lúdicos y formativos que puedan celebrarse y vitalicen la que es Casa de todos.

3. ANALIZAR la posibilidad de ampliación y de rehabilitación de la parte no construida de la Casa Hermandad.

4. INTENTAR estar más presente en la delicada situación de las familias perotas a las que acribilla la crisis. Ver formas, además de seguir contribuyendo económicamente, de cómo participar en CARITAS.

5. RECONSTRUIR el inventario de la Hermandad.

6. REFORMULAR las comunicaciones a los Hermanos cofrades no adictos a internet que no reciben correspondencia ordinaria de la Hermandad. (Actualización de base de datos).

7. PRESENTAR un presupuesto de ingresos y gastos que nos ayude a que nuestra economía siga siendo solvente.

8. PREGUNTAR ante la Comisión de arte y Patrimonio del Obispado de Málaga su criterio y certificar, si fuera el caso, la suspensión provisional temporal de los cultos en la Capilla de Las Torres por el estado de abandono en el que se encuentra el recinto.

9. IMPULSAR ante las distintas administraciones públicas la restauración del entorno de Las Torres y la adecuación de todo el recinto con la dignidad propia de un monumento histórico-artístico, símbolo de nuestro pueblo.

10. FAVORECER las formas para que todos los hermanos de la cofradía puedan participar en la decisión definitiva ante los traslados que forzosamente habrá que hacer mientras el recinto de las Torres no esté reconstruido y adecuado.

11. CONMEMORAR especialmente en 2013 los sesenta años de devoción NUESTRA SEÑORA DE LAS ANIMAS.

12. PROPONER una comisión que reforme y actualice los Estatutos a medio plazo.

13. ELABORACIÓN de un calendario de reuniones con su pertinente orden del día a niveles de permanente de gobierno, juntas, cabildos y comisiones de trabajos o vocalías.

Una voz serena, calmada, reflexiva y segura de lo dice suena al otro lado del teléfono. Sólo tiembla, que no duda, al recordar a quien ya no está y le tendrá que acompañar en este camino desde el cielo, y también cuando relata algún sin sabor dentro de la Archicofradía. Nada que ver con la persona ‘echá palante con la que compartes una cerveza o la que se pone manos a la obra en el trabajo, en el chiringuito de la Feria, o que le habla con total confianza, de tú a tú, a todo un coronel de la Brigada Paracaidista. Es la voz de «un archicofrade», Francisco José Fernández Chaves, que desde el pasado 7 de julio de 2012, es el nuevo Hermano Mayo de esta Ilustre Archicofradía:

«Soy Hermano Mayor porque me tocaba. Creo que eso está designado desde que naces. El anterior Hermano Mayor, Ildefonso Mayorga, era el único que me metía las ganas cuando venia al taller para hablar conmigo. Los demás, incluida mi mujer, me quitaban las ganas, y al quitarme tantas veces las ganas, más decía yo «esto está para mí». Así fue como lo decidí presentarme para ser Hermano Mayor.

Hay momentos en los que me estoy sintiendo sólo, pero no por mi junta de Gobierno. Sino que todos los problemas vienen para mí. Pero nos iremos repartiendo la tarea, no las responsabilidades, porque toda la responsabilidad es mía, así lo dije en la jura de cargo. Sobre mi iba a ir lo bueno y lo malo. Lo bueno lo compartiría y lo malo lo compartiría. Esa es mi actitud desde que nací, y no creo que con 50 tacos cambio. Este año influye que la Semana Santa llega muy pronto y tenemos poco tiempo para hacer las cosas, pero el año que viene se hará con más tiempo.

Soy la cabeza visible de una de las instituciones del pueblo, o la que más. Eso es un orgullo muy grande, pero también tiene tela de responsabilidad. Me creo capaz de asumir y poder con toda esa responsabilidad.

La nueva Comisión Permanente aporta, por un lado, la veteranía y la sabiduría de los que llevan más tiempo en la Hermandad, y el empuje y las ganas de los más jóvenes.

Creo que puedo unir la Archicofradía. Para eso hay que tener mucha mano izquierda. Yo tengo pocos enemigos, seguramente me saldrán algunos, pero mientras sean cinco y se ganen quince amigos no habrá problemas. Yo sólo busco el bien de la cofradía. El mío me importa algo menos.

Otro de los objetivos que me marco es hacer más hermanos, que la Archicofradía tenga más hermanos.

Entre los objetivos materiales, el principal es terminar la parte de abajo de la Casa Hermandad, aunque ahora mismo está la cosa cruda por las circunstancias. Pero ya hemos hecho limpieza. Quiero darle un impulso a la Casa Hermandad, que se reúnan allí los hermanos y que te puedas parar un rato y charlar de Semana Santa.

También hay que reformar el trono del Señor de las Torres. Necesita un dorado en condiciones, además de una estructura nueva, más ágil.

Otro de los propósitos es incrementar la obra social de la Archicofradía. Y, además, hacer más actividades como por ejemplo el hermanamiento que hicimos con la Hermandad del Rocio de Sanlúcar.

Hay algunos aspectos por los que flaquea la Hermandad, y hay que reforzarlos. Aunque por ejemplo el Sepulcro ha mejorado muchos desde la entrevista que se publicó hace unos años en esta misma revista con el anterior Hermano Mayor. Una de las mejores cosas que hizo Mayorga fue unir las secciones del Sepulcro y el Cristo de la Columna. Aunque todavía la mayoría no somos conscientes de la importancia del Santo Sepulcro, pero poco a poco vamos consiguiendo hacer consciente a los archicofrades de esta importancia.

La relación con la Iglesia es perfecta. Hemos hecho un grupo nuevo de formación que está funcionando muy bien y cada vez va más gente. De ese salió la visita a la Residencia de la Señorita Laura en Navidad, que fue agradecida con las monjas y por los ancianos, a los que se le saltaron las lágrimas. Conocemos la idiosincrasia de la gente de este pueblo, hay muchos que son cofrades que son de Jueves y Viernes Santo, y eso tenemos que intentar mejorarlo. En todas las reuniones se empieza leyendo la Biblia, algún pasaje relacionado con las cofradías.

Yo soy un cofrade más, un cofrade desde que me puse la primera túnica. No de viernes por la mañana o jueves por la tarde. Un archicofrade, mejor dicho.

Casi todos los ‘Perillas’ estamos desde nacimiento apuntados en el Libro Morado, no me voy a señalar yo sólo. El único que no está apuntado es mi padre, pero también estuvo una época muy cercana a la Virgen de las Animas. He llevado el trono del Señor de las Torres unos veinte años.

Antes, mi cuaresma era totalmente diferente. Al principio, cuando éramos jóvenes íbamos con el Cristo de los Estudiantes, donde también intentábamos lucirnos con las niñas. Había que pasar un reclutamiento con el Cristo de los Estudiantes antes de pasar al trono del Señor. Joaquín Segura y yo le robábamos faros a mi padre para que el Cristo de los Estudiantes saliera a la calle con luz. Salía con pitas y cardos borriqueros. No hace falta tanto para que una procesión salga digna.

Cuando presenté el cartel de la Virgen de las Animas dije que era «uno del Sepulcro». Pero siempre he estado muy cercano a la Virgen de las Animas. Quizás sea el Hermano Mayor de los que ha tenido la Archicofradía más cercano a la Virgen de las Animas. Ese día dije que para todo lo que hiciera falta, mi mujer y yo íbamos a echar una mano. Y que también, el día que el Cristo de la Columna saliera a la calle, estaríamos para lo que nos pidieran.

Gracias a Dios, el Cristo de la Columna está en la calle. Uno de los artífices fue mi primo Pepe Segura. Empezamos Juan Antonio Chorreones él y yo. Se nos metió en la cabeza que había que levantarlo. Pero yo me acojoné. Fui más cobarde. Aunque luego los niños me lo reconocieron. Para mí siguen siendo mis niños del Cristo de la Columna.

Tengo dos momentos en la Semana Santa: La salida por el patio de los naranjos del Cristo de la Columna; y la bajada del Nazareno por la calle Ancha. Con la Despedía paso yo muchas “enrritaciones».

El mejor momento de mi trayectoria en la Archicofradía fue en la tarde del 7 de julio, cuando el hermano mayor me puso la medalla. También cuando vi a mi Francisco vestido de paracaidista iba en la cabeza de varal subiendo el trono a Las Torres.

Me gustaría haber vivido este momento con mi primo Pepe Segura, de todas, todas. Hacen falta 500 Pepes Segura en la cofradía, pero con dos sería suficiente.

A los que confiaron en mi para que fuera Hermano Mayor le pido eso, confianza. Y paciencia. Y que no me abandonéis».

Antonio Javier Trujillo Sánchez

Revista Nazareno de las Torres, año 2013

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores