Efemérides.- Fallecimiento de Alba Vargas Bravo

03/07/2019

Era el mes de septiembre y celebrábamos como cada año Novena a la Virgen de Flores y creo recordar que era el día de la ofrenda de Flores y la iglesia estaba abarrotada de gente como de costumbre.

En ese momento una chiquilla se encontraba en los brazos de su Madre y de repente me quedé impactado cuando se volvió y pude ver la cara de aquella niña y lo que más me llamó la atención fue su mirada… Se trataba de unos ojos cristalinos que te dejaban sin palabra y en ese momento me sentí agradecido a Jesús por la Fe que me transmitió a través de esos ojos.

Me sentí muy agradecido por haber tenido la ocasión de cruzar esa mirada con esa Niña que supo darme muchos momentos de felicidad, por el cariño mutuo que nos trasmitíamos.

Un día me comentaron que tenía ganas de darle un beso a Jesús Nazareno de las Torres. Y como no podía ser de otra forma busqué el momento para que Alba pudiera darle el Beso a Jesús Nazareno de las Torres, como estaba cerca la Semana Santa era el momento ideal, una vez puesta la Imagen de Jesús en su Trono nos citamos para poder satisfacer el deseo de Alba.

Llegó Alba y subimos al trono por las escaleras que normalmente tenemos en esos días y una vez arriba la cogí en brazos para acercarla a la cara del Señor y que le diera el “Beso”.

No me gustan mucho las alturas, pero además tenía la obligación de sujetarla. Una vez que le pudo dar el Beso…, Le pregunté: Alba, ¿le has dado el Beso al Señor? Y Ella además de la mirada, con esos ojos me contestó, Sí… y Él me lo ha dado también… En ese momento tengo que reconocer que me tembló todo el cuerpo, pero tenía que sujetarla… Pero Alba ¿Cómo te ha dado el Señor el beso?, La respuesta, ¡sí lo he sentido en mi corazón! Y si ya es impresionante contarlo, ¡más lo fue vivirlo en ese momento!.

Durante mi vida he sentido momentos de Fe más o menos intensos. Pero tengo que reconocer que en este caso fue una recarga muy importante de la fe en el Señor. Comprendí que a todos nos tiene Jesús reservados momentos donde poder afianzar nuestros sentimientos de fe y poder contemplar una imagen que puede ser de madera, escayola, pero lo más importante es verla como lo que representa y poder tener ocasiones de intercambiar mediante la oración nuestros sentimientos y recibir su mensaje en el corazón.

La verdad es que si, ya desde ese día en la Misa de la Virgen de Flores, Alba me trasmitió algo especial, desde ese día del beso a Jesús me dejó unido a una amistad. No dejaba pasar ni un solo instante de poder verla y darle un abrazo y recibir su mirada.

Fueron varias las ocasiones que pudo darle el beso a Jesús Nazareno y a su Virgen de las Ánimas a la que tanto le unía a través de su padre y madre que siempre mostraron un cariño especial por nuestra Virgen de las Ánimas y que tantas peticiones hicieron a la madre para que fuera lo mejor para Alba.

Sin lugar a duda esta criatura con lo pequeña que era me transmitió en directo y en vivo la oración de San Francisco de Asís.

Señor hazme instrumento de tu paz, (siempre trasmitía una paz estar a su lado), donde haya odio lleve tu amor, (no le gustaban las malas caras y el malestar), donde haya duda lleve la Fe, (con su mirada y sentimientos nos regalaba una Fe muy profunda), donde haya desesperación, ponga esperanza (ella llevaba esperanza a su madre y padre,y a muchas personas más), donde haya oscuridad, ponga tu luz (con su mirada nos transmitía la luz de la bondad) donde haya tristeza, ponga yo alegría (no sé de dónde sacaba la energía, pero pese a sus dolores, siempre tenía una la mirada mutua, sonrisa en la mirada que ella intentaba alegrar, especialmente a su padre y madre).

Y sí, es verdad que Alba transmitía algo muy especial y para mí fue un regalo de Dios el ponerla en mi camino a través de nuestra Madre la Virgen de Flores.

Lo pasé muy mal los días en que sabía que estaba con fuertes dolores y así cuando me comunicaron que había marchado al cielo, aun con pena, le di las gracias a Dios, porque había dejado de sufrir y pasó a vivir junto al Padre, desde donde estoy seguro que nos protegerá.

Su paso por la vida y su cariño se mantiene en nuestro día a día y siempre la tengo en mi memoria y oraciones como el gran regalo que fue.

El día 3 de julio del año 2017, nos dejó nuestra joven hermana Alba Vargas Bravo.

Ildefonso Mayorga Berrocal

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores