Presentación de los Carteles y la Revista 2020

22/03/2020

Ante la situación provocada por la crisis del coronavirus, COVID-19 y ante la decisión tomada por parte de la autoridad eclesiástica y de las Hermandades y Cofradías de Álora de la suspensión de las procesiones de Semana Santa del presente año, nuestra Hermandad ha decidido hacer públicos los carteles y la revista «Nazareno de las Torres», los cuales estaban previstos que se presentasen, el día 22 de Marzo, en el Teatro Cervantes de nuestra localidad.

Os dejamos un avance en el siguiente vídeo, y posteriormente con el texto integro de la presentación de Bernardo Villegas Ruiz.

Avance Carteles y Revista 2020

Por tanto, el Señor mismo os dará una señal.

He aquí:

Una Virgen concebirá y dará a luz un hijo y le pondrá por nombre Emmanuel (Dios con nosotros). Y una espada traspasará aún tu propia alma a fin de que sean revelados los pensamientos de muchos corazones.

Ilustre Archicofradía y Antigua Hermandad del Dulce Nombre de Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Torres, Jesús Atado a la Columna, Santísimo Cristo Crucificado de los Estudiantes, Santo Entierro y María Santísima de las Ánimas. Señor Alcalde, reverendo cura párroco, hermano mayor, hermanos mayores de las distintas cofradías de Pasión y Gloria, cofrades y amigos, buenas tardes.

Señoras y señores otro año más se acerca el Jueves Santo, en el que el Señor de las Torres, Nuestro Padre, se posa en su trono para salir a la calle.

Otro año más, después de ser atado a una columna carga con el madero y es crucificado.

Y su madre, María, una mujer de fe, esposa fiel, madre buena y toda creyente y temerosa de Dios, la que demostró en su vida lo que dijo cuando le fue anunciada la venida del Mesías, “he aquí la sirvienta del Señor, hágase conmigo conforme a tu palabra”, que pasa por el momento más doloroso y desgarrador, ve como su hijo muere en la Cruz humillado e insultado sin poder hacer nada. Ni siquiera aliviar su dolor.

Su hijo mayor el prometido de Dios, estaba agonizando delante de sus ojos recibiendo el castigo que nosotros merecíamos.

Antes de empezar quiero pedir disculpas humildemente por no verme capacitado para dicho acto. Os aseguro que este pequeño párrafo está hecho con el corazón.

Como ya saben, este acto que nos reúne hoy aquí nos sirve para presentar la revista Nazareno de los Torres, que este año representa el Número 18 de la tercera época, y los carteles de las distintas secciones de la Archicofradía con los que anunciaremos nuestras salidas procesionales.

Y para los que les voy a contar ahora, me he servido, además de mis vivencias y sentimientos, de las manos de otros hermanos archicofrades que me han aportado su visión tanto de la de revista como de los carteles, porque cuando me propusieron que fuese yo quien me dirigiese hoy a este auditorio, pensé transmitir desde aquí mi idea de Hermandad, dándole voz a todas las secciones.

REVISTA

En primer lugar, les voy hablar de algo que ya mismo tendrán en vuestras manos y seguro que están deseosos de devorar: la revista Nazareno de Las Torres, una de las publicaciones con más tradición en la historia de Álora.

A pesar de que las nuevas tecnologías están a la orden del día en nuestra sociedad, la Archicofradía sigue apostando por este tradicional formato del que son ya 34 ediciones las que suman en este 2020.

La revista Nazareno de las Torres recoge como cada año los acontecimientos más importantes que se han dado lugar en los entresijos de nuestra hermandad. Pero como todo en esta vida es renovarse o morir, en esta ocasión sale a luz una edición modernizada, con un nuevo formato que no deja de restar protagonismo a lo verdaderamente importante.

Nuevas secciones y entrevistas toman el relevo del contenido que se recoge entre las 60 páginas que dan forma a esta revista. Crónicas de actos tan destacados como el 75 Aniversario de Jesús Atado a la Columna, el Congreso Nacional del Dulce Nombre de Jesús o la nueva etapa que vive la hermandad desde las elecciones del pasado mes de mayo.

Aunque sin lugar a dudas, si hay algo que destacaría de esta edición son las personas, el patrimonio humano con el que siempre cuenta nuestra hermandad.

Son muchos los que durante el pasado año han pasado a formar parte de la corte celestial junto a Nuestro Padre y María Santísima de las Ánimas, no sin antes dejar para siempre su huella marcada en esta Archicofradía.

Cada cual, en su mejor versión, a su manera, pero siendo parte fundamental de la historia que ha llevado a esta hermandad a la actualidad. Somos el fruto de lo en su día, personas como ellos aportaron, cada uno a su manera, para llegar a lo que hoy nos hemos convertido.

Desgraciadamente, entre esos nombres que esta Semana Santa velarán por nosotros desde arriba está el de María Hidalgo Bootello, la última en acompañar a Nuestro Padre, o el de otros dos históricos archicofrades, Andrés Borrego y José Vázquez García, ‘Marreyes’. También, el de Antonio Ruiz, en el que nos pararemos más adelante.

Pero os invito a leerla y aún más, a conservarla, para que cuando pasen los años y la rescatemos de cualquier rincón empolvado de nuestras casas, siempre tengamos un momento para recordar de dónde venimos y todo lo vivido años atrás.

Portada de la revista Nazareno de las Torres 2020
Fotografía: Pedro J. Mácias Gallardo

No podemos dejar pasar la ocasión de agradecer una vez más a la Diputación de Málaga y al Ayuntamiento de Álora, por volver a hacer posible que desde hoy podamos tener esta revista en nuestras manos. Y también a cada uno de los anunciantes que siempre están dispuesto a colaborar con cada edición.

Todo esto es recogido bajo la atenta mirada de María, que da paso a cada uno de los relatos aquí plasmados; y de su hijo Jesús, que custodia una vez más la historia de esta Archicofradía.

Contraportada de la revista Nazareno de las Torres 2020
Fotografía: Juan José Moreno Cortés

Para descargar la revista, haz click aquí

NAZARENO DE LAS TORRES

ÉL, el que todo lo puede. Qué se puede decir del Señor de Las Torres, al que todo ya se le ha dicho, pero al que queda todo por decirle.

Llegará otro Jueves Santo y volverán a estrecharse las calles a su paso. Y el sol del Viernes Santo será único, solo como ese Sol que se asoma para ver al que lleva la única Verdad sobre sus hombros.

Y a Él le pediremos fuerza para el camino en ese momento en el que lancemos un suspiro a su paso. Y justo en ese momento será cuando nos tiemblen las entrañas, cuando nos demos cuenta de que ha merecido la pena la espera, porque ese escalofrío será el que nos haga levantarnos cada día.

Y es ese Señor de Las Torres al que le rezamos cada día, al que miramos cada mañana, el Señor de las Torres de todos, el que podremos ver en este cartel, una imagen cedida por la familia Zamudio-Castro. Un cartel con colores de otro tiempo, pero con el Señor de las Torres de siempre, el Señor de las Torres al que nos llevamos agarrando como un clavo ardiendo desde hace 75 años.

Nazareno de las Torres
Fotografía: José Carrasco Pérez (Cedida por Marisa Segura Zamudio)

JESÚS ATADO A LA COLUMNA

La tarde del Domingo de Ramos tiene un encanto especial. Filas interminables de nazarenos tiñen de morado y blanco las calles de nuestro pueblo.

Y en la penumbra de la Parroquia, Cristo atado a la Columna espera impaciente salir a sus calles para que Álora entera sea testigo del martirio que padecerá para convertirse en el Reo Martirizado.

El respeto y la fe hacia su Cristo son de admirar.

Jesús Atado a la Columna
Fotografía: Archivo de la Hermandad

CRISTO DE LOS ESTUDIANTES

He dejado claro que para hablar de los carteles y de la revista he recurrido a varias manos, y si en algunos de los carteles tenían que hablar sus hermanos, era este, el del Cristo Crucificado de los Estudiantes, que escriben esto en primera persona y en plural:

“Ya hemos elegido para cartel la imagen que mostraba a nuestro Cristo de los Estudiantes vista por el portador de trono, vista desde el Nazareno a pie de calle, vista desde la Campana, en fin, hemos elegido imágenes prácticamente desde todos o casi todos los ángulos.

Pero este año es especial, este año todos sabemos que hay un hermano que debería estar con nosotros y que nuestro Cristo lo ha llamado a su presencia, por eso este año, cuando José Manuel Molina Cortés nos envió su imagen titulada “Cuando más solo te encuentres, ÉL siempre estará” lo tuvimos claro y fue una elección unánime.

Este año queremos mostrar la vista que tendrá este Jueves Santo nuestro hermano Antonio. Él, lamentablemente, desde el pasado 4 de julio tiene una visión privilegiada de nuestro Cristo, digo lamentablemente porque no podemos dejar de recordar a nuestro querido Antonio, otros partieron antes que él, pero él era algo especial, como su Cristo lo fue para él, algo muy especial.

Antonio, este año sabemos que estarás disfrutando de la estación de penitencia de forma distinta, no como a ti te gustaba, con tu antorcha en silencio y bajo el trono con la mesa.

Sabemos que este año tendrás esta vista tan especial.

Sabemos que desde las alturas vigilarás que todo salga lo mejor posible.

Sabemos cómo te gustaba hacer las cosas y los proyectos que marcaste.

Sabemos el vacío tan grande que has dejado.

Pero también sabemos que desde ahí arriba nos observas con atención y esperas, paciente, que algún día nos volvamos a ver.

Nunca hubiéramos pensado en dedicar ningún cartel a nadie personalmente, porque como tú decías, en esta sección todos somos iguales, desde los que llevan más tiempo, como tú llevabas, hasta el último que llegó.

Pero este año nos vas a perdonar y nos vas a permitir dedicar este cartel a un hermano inolvidable, a un cofrade, a un pilar fundamental de los Estudiantes, va para ti, Antonio”.

Cristo Crucificado de los Estudiantes
Fotografía: José Manuel Molina Cortés

SANTO ENTIERRO

Viernes Santo por la noche, el pueblo se oscureció, es la noche del silencio, noche de la reflexión, de pensar en los que no están y rezarles una oración.

Si nuestro hermano “Paco Bernabé” levantara la cabeza que contento se pondría “su Santo Entierro” ya no nos pesa.

Desde aquí tenemos que agradecer a jugadores del C.D Alora y a todo aquel que acudió tras recibir su llamada.

Gracias por este legado que bien supiste mantener y que con tanto amor transmitiste a las nuevas generaciones de tu querida Hermandad, por que decir Santo Entierro es decir “Paco Bernabé”.

Santo Entierro
Fotografía: Archivo de la Hermandad

VIRGEN DE LAS ÁNIMAS

Qué decir de una imagen que para mí representa tanto, que me aporta la ternura y el sentimiento que tiene un hijo hacia una madre . Y me invade una paz y una dulzura que no sé cómo definir.

Por ley de vida, somos muchos los que ya no tenemos a ese ser que nos dio la vida.

Yo tengo a las Ánimas.

Cuando subo a verla, cuando la miro, hablo con ella en mi casa, en el trabajo o donde quiera que esté. Sé que está conmigo.

Al mirarte veo a la madre que me dio a luz, a la mujer que me dio el amor, la ternura y el cariño.

Veo a la madre que me crío y que me quiso como si su hijo fuera.

Hoy, a las 3 madres las puedo contemplar en tu cara.

Y como no he podido, ni sé plasmar en palabras lo que siento, permitidme que lo haga a través de una estrofa de canción que refleja lo que ella me hace sentir:

Me das confianza te trato de amiga.

Me das esos momentos que mi alma suplica.

A nuestro cariño quién pone medidas

Se apagan las velas, se cierra tu ermita.

Te sueño en las sombras que encierran mis noches,

si pregunto al aire tu voz me responde.

Rompen mis entrañas de nuevo mil nombres

y solo queda el tuyo, que nunca se esconde.

Y hasta me has cambiado la forma de ser.

confianza en mí mismo por ti encontré.

sonrío a la vida cada amanecer.

Ánimas benditas no me dejes caer.

Siendo patrona y Virgen de la Cabeza te adornaron y te llamaron Flores. Fuiste a Amparo con tu hijo cuando entró en Jerusalén. Paz cuando rezó en el Huerto. Dolores cuando cargó con la Cruz. Amor junto a Juan. Piedad cuando descendió. Y Ánimas para acompañarlo cuando su cuerpo estaba yacente.

Una madre en el cielo con mil nombres en la Tierra.

Son muchos en los que me veo reflejado; muchos los que piensan como yo, que como niños se reúnen para hablar de Ella; para colaborar con esto o aquello que hace falta. Porque en la calle tal vive una persona que está necesitada, porque a una niña le hace falta unos zapatos. Da igual, ahí están ellos para ver cómo se puede hacer para colaborar.

Se reúnen con la decisión de que para eso estamos, y si es en su nombre, mejor.

Sea en la Casa Hermandad o en la puerta de la Alegría, el fin es el mismo, para mí eso es hermandad.

Pertenecer a una hermandad, además, en mayúscula, de las muchas cosas que tienen suma importancia, también significa compartir.

Compartir con mis amigos la palabra hermano, como me llamaban los antiguos, los cuales casi todos ya están a su lado. Compartir las tardes de merienda después de haber estado en Las Torres porque había que limpiar o preparar cualquier cosa.

O cantar con aquellos otros amigos que no sienten como yo la devoción mariana pero que como yo piensan. No importa, tus sentimientos y los míos tienen la misma razón y se unen bajo el mismo corazón.

Tampoco puedo ni debo dejar atrás, porque la experiencia fue para mí muy gratificante y factoría, los días de trabajo que se echaron para poder hacer aquella primera Casa Hermandad en la que cada uno aportaba como podía.

De aquellos días guardo muy buenos recuerdos y mantengo a muchas personas en gran estima. Todos somos iguales, ese era el lema, qué es como decir:

“Quién se ensalza será humillado, quien se humilla será ensalzado”.

Compartí con los hermanos de Ánimas tantos momentos juntos, que llegan a formar parte de mi familia.

A todos ellos desde aquí les doy las gracias, gracias por haber confiado en mí, por hacerme sentir que siempre estáis ahí.

Gracias por vuestro apoyo.

“Sé tú mismo, habla de tu experiencia”. Y mientras más me lo decían, más pequeño me hacía yo.

¡Cómo voy a explicar algo que no se puede decir!

¡Cómo contar algo que no se puede entender, sino que hay que sentir!

¡Cómo hacerle ver a alguien que, estando a las cinco de la tarde en Las Torres, cuando se abren las puertas de la Capilla, antes de encender la cancelería, le da el sol en la cara y ese momento se te queda grabado en la retina y te encoge el corazón!

Que una vez que por fin se consigue formar esa larga fila de velas, incluso antes de que ella salga por las puertas de Las Torres, baja la calle Ancha buscando el cuerpo de su hijo que va saliendo de la Iglesia como si quisiera estar unido a él.

Que a su paso se va haciendo el silencio por el respeto que causa ver a una Madre que acompaña a su hijo que acaba de morir, y que a su vez va recogiendo gracias y promesas cumplidas.

Que cuando llega a la Plaza, justo antes de entrar en la calle Ancha, al toque de la campana, el último del recorrido, los hermanos, los que van cargando en el hombro la imagen que tanto admiran y veneran, cogen aliento y con la frase de todos los años, de la que se sienten tan orgullosos dicen: “Quién no pueda que se salga, con Ella hasta arriba”.

Cuando, una vez dentro de la capilla, cuando ya le han quitado los varales, aún hay hermanos y hermanas que se resisten a marcharse. “Un ratito más, me despido de ella y nos vamos”.

“Espera. Toco el manto y nos vamos”.

Pero no, no encuentran el momento para decirle: “Ánimas Benditas…”

(Ahora hermanos me gustarían que me acompañarais)

Dios te salve María,
llena eres de gracia,
Bendita tú eres entre todas las mujeres,
y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.
Santa María,
Madre de Dios,
ruega por nosotros,
pecadores,
ahora y en la hora de nuestra muerte
.

No sin antes mirar hacia atrás y rezar:

Padre nuestro, que estás en el cielo,
santificado sea tu Nombre;
venga a nosotros tu reino;
hágase tu voluntad en la tierra como en el cielo.
Danos hoy nuestro pan de cada día;
perdona nuestras ofensas
como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden;
no nos dejes caer en la tentación,
y líbranos del mal.

Nuestro…

María Santísima de las Ánimas
Fotografía: David Aranda Ruiz

Bernado Villega Ruiz

Álora, domingo 22 de marzo de 2020

Acto enmarcados dentro del 75º Aniversario de Nuestro Padre Jesús Nazareno de las Torrres
Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores