Efemérides.- Llegada de nuestro Párroco don Juan de Jesús Báez Torres

24/09/2019

En la tarde, del día 24 de septiembre del año 2016, tuvimos la oportunidad de conocer, en la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Encarnación a nuestro nuevo Párroco don Juan de Jesús Báez Torres.

 

Este año para mí ha sido de cambios trascendentales; después de diez años de trabajar en la Misión Diocesana de Málaga en Caicara del Orinoco (Venezuela), soy nombrado Párroco de Nuestra Parroquia de la Encarnación de Álora. Esto supone para mí, sin duda, tiempo de profundos cambios, más con la convicción de que Dios siga haciendo su voluntad en todo.

Hace algo más de 4 meses que aterricé en tierras perotas. Y ahora, Álora la bien cercada, se ha convertido en mi hogar y mi familia, y no sólo mi trabajo y encargo pastoral.

Este poco tiempo, he observado la grandeza y nobleza del corazón creyente de los hombres y mujeres de esta comunidad. Rica en historia, tradiciones y costumbres; puedo percibir una comunidad viva, fiel y creyente al Evangelio de Jesús, el Señor.

Sustituir a venerables sacerdotes no es cosa fácil. La talla y la valía de mis antecesores es grande, así como su experiencia y sus virtudes. Por Don Francisco, el querido Paco, que durante diecinueve años os ha acompañado como hermano, amigo, sacerdote y Párroco, y con él muchos de vosotros han hecho posible que me sienta gratamente acogido.

He venido como servidor, amigo y hermano. Soy sacerdote por la gracia de Dios y presbítero de la comunidad, nuestro Obispo se fio de mí y me hizo Párroco para vosotros. Trabajemos unidos y en comunión para que Dios sea conocido, amado y servido.

Ya estamos a las puertas de la Semana Santa 2017. Muchos esfuerzos y trabajos de todo el año toman su relevancia y plenitud en estos días santos en que la Sagrada Liturgia de la Iglesia actualiza sacramentalmente la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús a quien confesamos nuestro Dios y Señor. Un año más, tenemos el privilegio de renovar nuestra adhesión plena a Él y poder experimentar su gracia en nuestras almas.

Un año más, las sagradas imágenes titulares de nuestra Hermandad serán procesionadas por nuestras calles, como clara expresión de nuestra fe y de nuestra cultura cristiana. Que todo ello sirva para que muchas personas, que vienen a compartir con nosotros los días de vacaciones, también puedan descubrir la gozosa experiencia que nos mueve a vivir estos momentos de honda fe y alegría.

Sé bien que, con orgullo y gallardía, cargáis en vuestros hombros los tronos de esas benditas imágenes, Jesús Nazareno y María de las Ánimas, así también, ayudad a cargad a muchos hermanos nuestros, que por las situación socio-económica que vivimos necesitan apoyo y ayuda en su pobreza.

Sé del gozo y la alegría que brota en vuestros corazones, al poner rodilla en tierra para venerar y adorar al Dios Hombre en la “despedía”, y a pesar del gran peso; y de la valentía con que os levantáis para enseñarnos que nuestra fuerza está en Cristo.

¡Ayudad a levantar a muchos que caen y no pueden con la pesada carga de las pruebas de la vida!

Sé que preparáis vuestro corazón y vuestras almas para otra semana santa. Os recuerdo, no es una más, sino una nueva oportunidad  de santificarnos por la Sangre de Cristo.

Os pido también que sintáis el mismo gozo y alegría, orgullo y gallardía al ponerse en camino cada Domingo, Día del Señor, a celebrar a Jesús Vivo y Resucitado en medio de su comunidad, su Iglesia.

El mismo gozo y alegría que sentís al llevarlo sobre vuestros hombros, deseo que vayáis llenos de gozo y alegría a experimentar su misericordia en el confesionario.

Quiero que vibréis de gozo y exultéis de alegría cuando os pongáis en camino, en la fila con los hermanos a la hora de comulgar y recibirlo en la Eucaristía. Es Él, el Nazareno, el Hijo de María, que ha Resucitado, que Vive y que quiere vivir en ti por siempre.

 

Vuestro hermano y amigo, Juande
Director Espiritual
Párroco de la Encarnación Álora

Revista Nazareno de la Torres,  año 2016

Compartir

Nuestras Redes Sociales

Patrocinadores